logo alestra
Compartir

En la nueva normalidad se ha vuelto una necesidad para todas las organizaciones tomar medidas para evitar riesgos de contagio. Además de la aplicación de la tecnología para el trabajo remoto, la innovación digital también es una gran aliada para la prevención oportuna de contagios en los espacios físicos de trabajo.

Desde desinfectantes y medidas de detección oportunas, hasta dispositivos inteligentes de uso personal que evitan los contagios, existen múltiples opciones en el mercado que proveen soluciones cuya implementación en los espacios de trabajo favorecerán el ingreso a las oficinas de manera segura.

Los tres problemas más recurrentes que se enfrentan en los lugares de trabajo (sin contar situaciones extraordinarias como transportistas o trabajadores manuales) son la desinfección de objetos de uso personal, la detección de posibles casos de COVID-19, maniobrabilidad y prevención. Para identificar las soluciones que mejor se adecúen a cada espacio o trabajador es necesario ubicar los lugares más frecuentados y los objetos de uso común.

Desinfectantes: A través de dispensadores o aplicadores, los dispositivos que aseguran la limpieza de nuestros artículos personales son de los más solicitados a la hora de regresar a un ambiente de trabajo común. Además, ahora ya existen protectores para celulares que limpian dispositivos móviles de hasta 7 pulgadas con rayos UV, lo cual asegura una limpieza más profunda que no dañe el equipo, como algunos limpiadores químicos pueden hacerlo.

Detección oportuna: No podemos evitar por completo los contagios de toda la población, pero sí podemos evitar que un portador propague el virus a las personas o lugares con los que tiene contacto diariamente. Existen plataformas que solicitan que cada usuario ingrese sus posibles síntomas. Otras medidas de detección son las cámaras térmicas o los termómetros electrónicos; dependiendo del volumen de personas las soluciones se pueden adaptar a las necesidades de los usuarios.

Maniobrabilidad y prevención: El mayor obstáculo para mantenernos lejos del riesgo de contagio durante el distanciamiento es la necesidad de movilidad. El virus nos acecha en las manijas de las puertas de los automóviles y de los edificios, en los botones de elevador, en las tarjetas de seguridad, entre muchos otros. Nuestras manos, por más limpias que estén, pueden estar en contacto con una alguna superficie contaminada. Existen soluciones como las pulseras inteligentes que pueden prevenir a compradores de una tienda sobre la distancia física recomendada entre personas para evitar contagios, o los sistemas touchless que implican la identificación biométrica para la seguridad en pagos e identificación personal con la lectura de flujo sanguíneo sin contacto con ningún objeto.

Es importante recordar que ninguna de estas soluciones reemplaza el lavado frecuente de manos o el uso de mascarillas; sin embargo, son medidas útiles que pueden combinarse con las más convencionales para disminuir la probabilidad de enfermarse durante este regreso escalonado a los lugares de trabajo que puede ser clave para evitar el contacto de grandes volúmenes de personal en un solo espacio.

Alestra cuenta con varias de estas soluciones en su oferta de valor Alestra IoT que permite la combinación de soluciones de internet de las cosas, inteligencia artificial y dispositivos, gestionados a través de un tablero integral de monitoreo que faculta a las organizaciones a vigilar sus instalaciones, vehículos, mercancía o flujo de personas, así como a identificar patrones de movimiento o comportamiento inusuales.

 

Alestra IoT es una innovadora plataforma digital diseñada para impulsar la adaptación rápida y segura de las organizaciones post confinamiento, dirigida a empresas de cualquier industria y a organizaciones públicas que necesiten adoptar un modelo de trabajo digital seguro para continuar sus operaciones en la nueva normalidad.

 

Para más información visita: https://landing.alestra.mx/nuevarealidad/

Compartir

Comentarios

comentarios