Danny Allan, Veeam
Compartir

Por Danny Allan, CTO y Vicepresidente Senior de Estrategia de Producto de Veeam

 

Los desarrolladores tendrán más voz en la dirección de la tecnología y la estrategia de datos de las empresas

Veremos un agresivo “giro hacia la izquierda” en todas las industrias, donde los CIO dependerán más de sus equipos de Desarrollo para guiar la dirección tecnológica de la organización. Históricamente, los equipos de Desarrollo han adoptado un enfoque de arriba hacia abajo para mover sus datos a la nube pero, como ha sucedido con muchas cosas en el mundo, esto cambió con la pandemia ante el reforzamiento de los entornos basados en nube.

En 2021, los equipos de DevOps seguirán teniendo más voz en el proceso de estrategia de datos y, como resultado, será notorio un mayor aumento en la movilidad de las cargas de trabajo, lo que se correlaciona con un aumento en las tecnologías de gestión de datos en la nube.

 

Mayor enfoque en proteger y administrar los datos de la plataforma de colaboración laboral en la nube

Las fuerzas de trabajo distribuidas ya estaban en una trayectoria ascendente, pero se han acelerado por completo debido a la pandemia de COVID-19. Con múltiples empresas ampliando las oportunidades de trabajo desde casa hasta mediados del año entrante, la dependencia de las plataformas de colaboración basadas en la nube, como Microsoft Teams y Slack, no hará sino incrementarse. Esto significa que incluso más equipos estarán buscando aprovechar el poder de la nube para almacenar una afluencia de datos en plataformas de colaboración.

En 2021, esta situación será la base para un mayor enfoque, conciencia y necesidad de protección y gestión de datos para el software de colaboración.

 

Con el declive del hardware, los modelos definidos por software se volverán más prominentes

Los aparatos disminuirán en su atractivo a medida que cambiemos hacia modelos definidos por software. Hace 10 años, estos aparatos eran esos juguetes nuevos que todos querían tener en sus manos, pero no han tenido el poder de permanencia que predijimos que tendrían. De hecho, hemos visto un alejamiento de estos equipos y un cambio hacia el respaldo como servicio.

El trabajo remoto durante la pandemia ha tenido un impacto real en la forma como manejamos el hardware en 2020, el cual continuará en 2021 a medida que los modelos definidos por software ocupen un lugar central.

 

El aprendizaje automático (o Machine Learning) se democratizará en la nube en torno a los datos

Ya estamos viendo que las organizaciones reconocen las oportunidades ilimitadas que están disponibles para ellas a través de los datos con los que ya cuentan. La reutilización de datos será una gran tendencia hacia la que las empresas estarán atendiendo en 2021, y muchas aprovecharán el poder del aprendizaje automático para ayudarse a hacerlo.

Esto aún se encuentra en etapas emergentes; sin embargo, su adopción aumentará a medida que las compañías reconozcan cómo puede ayudarlas el analizar y reutilizar los datos que ya tienen. Al tomar ventaja del Machine Learning en la nube, las organizaciones se volverán más inteligentes.

 

Las multas de regulación de cumplimiento no verán un repunte; se mantendrán con tendencia a la baja

La privacidad de datos y las regulaciones de privacidad continuarán ganando terreno en 2021. En particular, mi predicción es que veremos las primeras regulaciones federales propuestas sobre privacidad en Año Nuevo. Con todo, las mutas por cumplimiento seguirán con la tendencia a la baja que vimos durante 2020.

En 2019, detectamos un aumento masivo en multas por cumplimiento, lo que solidificó la seriedad con la que se debían tomar el GDPR, la CCPA y otras reglamentaciones. Ahora que se ha recibido esta atención y la conciencia está ahí, el cambio será más hacia una mayor coherencia de las regulaciones de privacidad a nivel federal.

 

El gasto de TI se recuperará después de 2020: seguridad y hardware estarán al inicio de la lista

A pesar de la turbulencia económica provocada por la pandemia en este año, veremos un aumento de 5 a 10 por ciento en el gasto general de TI durante el Año Nuevo. Es probable que las asignaciones se centren más bien en seguridad, modernizaciones generales del sistema (respaldo, aplicaciones, migraciones de nube, etc.) y actualización del hardware. Adicionalmente, las empresas echarán un vistazo a lo que se quedó “en espera” en 2020 para abordar el gasto de TI que se hace de forma recurrente cada año. Por ejemplo, el hardware debería actualizarse cada 3 años, y si la pandemia detuvo la atención de una compañía hacia esto, es justo decir que el hardware se abrirá camino en su caso hasta el principio de su lista en 2021.

Este año, también estaremos en una posición única para ver un impulso adicional en el gasto y asignaciones de TI pasadas las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Éstas tienden a mostrar desaceleraciones históricas en la distribución del dinero, debido a la incertidumbre de los resultados y del eventual candidato que ocupará la Casa Blanca. Después de noviembre, veremos que el dinero se canalizará de manera que refleje el resultado, de forma similar a como se estabilizarán otros gastos de TI a medida que observemos una verdadera recesión en la pandemia o el progreso de una vacuna y un regreso a la “normalidad”.

Compartir

Comentarios

comentarios