Compartir

La startup, es desarrollada por Liza Velarde, Alejandro Abarca, Eduardo Leal y Juan Felipe Yee, investigadores del Tecnológico de Monterrey.

“Nosotros lo vemos para ser aplicado como un sistema de monitoreo de pacientes con cáncer. Ya sabes que el paciente tiene cáncer, ahora le puedes dar la herramienta de información al médico para determinar cuál es el mejor régimen de tratamiento”, explicó Leal.

El dispositivo cuenta con un biochip en el que se coloca una muestra de aproximadamente 8 ó 10 mililitros de sangre, mientras que el aparato utiliza propiedades físicas y electrónicas que permiten hacer una separación selectiva de las células en la sangre.

Así, el dispositivo detecta los glóbulos rojos y blancos para aislar las células cancerígenas de la muestra de sangre.

Los resultados son arrojados del módulo de control a una computadora, pero también trabajan para que éste los pueda enviar a un dispositivo móvil.

553ed52a94cb2.r_1430181178523.0-290-1776-1465

“El dispositivo ya funciona. Ya pudimos realizar nuestra prueba de concepto. Entonces, el principio físico y los resultados ya están ahí. Lo que nos falta es llegar a un nivel en el que los parámetros de funcionamiento, rendimiento, eficacia, sensibilidad, lleguen a un punto en el que digamos que estamos desplazando a lo que está afuera en el mercado”, mencionó Leal.

El sistema no requiere de anticuerpos para poder atrapar las células y después hacer la separación, como las tecnologías convencionales, lo que permite que el tiempo de análisis sea menor, aproximadamente en 45 minutos (el sistema comercial requiere 5 horas) y el costo se reduzca considerablemente, aseguraron los desarrolladores.

Se prevé que el dispositivo salga a la venta a centros de investigación en un periodo de entre 18 y 36 meses, pues su comercialización a clínicas tomará más tiempo, ya que se requiere aprobar sistemas regulatorios.

Semka ya recibió inversión por parte de una clínica especializada en cáncer y también ha llamado la atención de fondos de inversión en Estados Unidos, destacó Leal.

“Su tecnología representa diversas ventajas en comparación con los dispositivos de prueba actuales, entre ellas se puede mencionar la rapidez y reducción de costo de su prueba. Esta tecnología ofrece una aplicación médica atractiva, ya que al aislar las células tumorales, éstas pueden ser utilizadas para realizar pruebas más profundas que ayudarán no solamente al diseño de tratamientos personalizados para cada paciente, sino también al diagnóstico temprano”, mencionó Ernesto Leal, investigador del Tecnológico de Monterrey.

Compartir

Comentarios

comentarios