Compartir

En un intento por frenar la propagación de COVID-19/Coronavirus, cada vez más empresas a nivel mundial están implementando entre sus colaboradores la modalidad de trabajo remoto. Y aunque muchas de ellas han recurrido anteriormente al home office, es probable que otras compañías estén instaurando este sistema por primera vez y aún no son conscientes de los riesgos a los que podrían exponerse si no concientizan a sus empleados ni fortalecen sus sistemas de seguridad informática.

Una vez que notebooks, smartphones o tabletas se llevan fuera de la infraestructura de red de una empresa y se conectan a nuevas redes y Wi-Fi, los riesgos se amplían y aumentan. Según un estudio desarrollado por Kaspersky en conjunto con la consultora de estudios de mercado CORPA, el 25% de los latinoamericanos no cuenta con una computadora portátil destinada únicamente para trabajar y, si la tiene, el 30% de ellos la conecta a una red pública inalámbrica (cafés, restaurantes y aeropuertos) cuando está fuera de la oficina. De estos, solo el 8% asegura que se conecta a una red virtual privada (VPN) mientras se encuentra en terreno.

El mismo sondeo evidenció que el 44% de los consultados responde a una política corporativa de seguridad que resguarda el uso de celulares o computadores portátiles, un 35% no se rige por ninguna norma y un 21% desconoce si su compañía tiene alguna implementada.

“El Coronavirus no solo está poniendo en jaque la salud de las personas ya que también está siendo utilizado como gancho por los ciberdelincuentes para propagar malware. Además de un aumento en el trabajo remoto para proteger la salud de los trabajadores, hemos visto cómo delincuentes informáticos intentan aprovechar el interés que ha causado el virus, ocultando archivos maliciosos en documentos que supuestamente se relacionan con la enfermedad, por lo que a medida que las personas continúen preocupadas sobre el brote, es posible que veamos más y más malware oculto en archivos falsos que contienen una variedad de amenazas, desde troyanos hasta gusanos que son capaces de destruir, bloquear, modificar o copiar datos, así como interferir en el correcto funcionamiento de las computadoras”, explica Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para América Latina en Kaspersky.

Por ello, añade el especialista, es primordial que las compañías inviten a los colaboradores a ser cautos y precavidos mientras están trabajando desde sus casas, y a que reexaminen sus sistemas de seguridad y de acceso remoto a redes corporativas.

“Las empresas deben comunicarse con sus trabajadores y explicarles claramente los riesgos a los que se exponen tanto ellos como la organización si no se toman los resguardos correspondientes al momento de conectarse a internet, como por ejemplo, si hacen clic en enlaces sospechosos o abren correos de remitentes desconocidos”, recalca Bestuzhev.

Con el fin de que las organizaciones reduzcan los riesgos de ciberataques asociados al trabajo remoto, Kaspersky aconseja lo siguiente:

Proporciona una VPN para que el personal se conecte de forma segura a la red corporativa.
Restringe los derechos de acceso de las personas que se conectan a la red corporativa.
Asegúrate de que el personal sea consciente de los peligros de abrir enlaces y descargar archivos de dudosa procedencia o responder a mensajes no solicitados.
Implementa siempre las últimas actualizaciones de sistemas operativos y aplicaciones.
Protege todos los dispositivos corporativos, incluidos los móviles y las computadoras portátiles, con una solución antimalware adecuada para tu empresa.
Para más consejos de ciberseguridad, visita nuestro blog.

Compartir

Comentarios

comentarios