Compartir

Los ingenieros de Honda comenzaron a desarrollar un robot humanoide en 1986 con el objetivo de, algún día, ofrecer asistencia a personas con necesidades especiales.

El nuevo Asimo tiene una altura de 130 centímetros, pesa 50 kilos  y el grado de libertad de movimiento es de 57 grados.

El androide cuenta con un nivel de inteligencia mejorado y una mayor destreza en las manos, que le permite abrir una botella y servir una bebida, así como expresarse con lenguaje de signos.

Incluso puede correr más rápido, a una velocidad de aproximadamente 9 km/h, sube y baja escaleras de una manera más continua y lo mejor de todo puede saltar con una pierna.

Asimo es capaz de reconocer el rostro y la voz de distintas personas mientras hablan al mismo tiempo o de interrumpir lo que esté haciendo y modificar su comportamiento para adaptarse a las intenciones de otro individuo.

Cuenta con unas manos altamente avanzadas con varios dedos de gran destreza.

Gracias a ellas y a la tecnología de reconocimiento de objetos que incorporan, puede llevar a cabo tareas complejas, como tomar una botella de cristal y desenroscar el tapón. Asimo también puede utilizar el lenguaje de los signos en las versiones japonesa y americana.

Compartir

Comentarios

comentarios