Compartir

Musk sorprendió al mundo en 2013 cuando presentó un documento de casi 60 hojas en el que se detallan sus beneficios. El emprendedor, conocido como el “Iron-Man real”, mencionó que hacía pública la información de su diseño por si alguien más quería tomar el proyecto, ya que él no tenía tiempo.

La empresa JumpStartFund retomó el proyecto de Musk. La startup californiana contactó a la empresa especializada en la construcción de naves espaciales SpaceX para trabajar en una colaboración, lo que originó una empresa subsidiaria llamada Hyperloop Transportation Technologies.

Ingenieros de diversas empresas como Boeing, NASA, Airbus, Salesforce e incluso Yahoo colaboran con el proyecto. Una característica importante es que los ingenieros reclutados (alrededor de 100) no están recibiendo pago, pues aceptaron trabajar en su tiempo libre a cambio de acciones en la empresa.

Los ingenieros se están encargando de desarrollar las rutas, el diseño de las cápsulas en las que viajarán los pasajeros y los costos. Incluso el proyecto está recibiendo apoyo de parte de estudiantes de la UCLA (Universidad de California, Los Ángeles).  25 estudiantes se están encargando de diseñar el sistema de tránsito para que el Hyperloop pueda moverse entre las ciudades y por debajo de sus calles.

Hyperloop avanza gracias al esfuerzo de los ingenieros y estudiantes. Se estima que aún estamos a unos 10 años de ver la versión comercial del tren subterráneo. Además del tiempo, Hyperloop también requiere fondos. Musk considera que se necesitarán alrededor de US$6,000 millones y US$10,000 millones para lograr construir 643 kilómetros de vías (400 millas).

Compartir

Comentarios

comentarios