Compartir

Por Dave Russell, Vicepresidente de Estrategia Empresarial de Veeam Software.

Gartner estima que, para el 2022, el 75% de los clientes empresariales que utilizan la infraestructura en la nube como servicio adoptarán una estrategia deliberada de nubes múltiples, en comparación con el 49% de 2017. Se trata de una tendencia de rápido crecimiento, que muestra pocos signos de disminución a medida que las empresas continúan “mezclando y combinando” los servicios proporcionados por los cuatro grandes hiperescaladores: AWS, Microsoft Azure, Google Cloud Platform y Alibaba. No obstante, el uso por parte de Gartner del término estrategia multicloud “deliberada” es revelador, ya que implica que existe una contrapartida accidental o incluso fortuita.

Las infraestructuras evolucionan y se amplían de forma orgánica, en función de la necesidad de soluciones a corto plazo y de los retos que plantea la gestión de volúmenes de datos cada vez mayores. La pandemia puso en manifiesto este hecho a lo grande. Según el Informe de Protección de Datos 2021 de Veeam, el 53% de los CXOs dijeron que la necesidad de mantener las operaciones durante la cuarentena había frenado sus iniciativas estratégicas de transformación digital. Es ahora cuando veremos un cambio a medida que las empresas superen la fase de crisis de su respuesta al COVID-19 y empiecen a ver cómo la infraestructura y las habilidades digitales que adquirieron por necesidad a corto plazo pueden evolucionar hacia una visión coherente a largo plazo.

No hay razón para que no ocurra lo mismo cuando se trata de la multi-nube. El informe de Flexera sobre el estado de la nube en 2021 reveló que el 92% de las empresas tienen una estrategia de multi-nube. La pregunta que yo plantearía es: ¿Cuántas tienen una estrategia multi-nube deliberada? Si bien, muchas empresas evaluaron los pros y los contras de trabajar con cada proveedor e implementaron una estrategia de gestión de datos en la nube para asegurarse de que pueden gestionar y proteger los datos en varias plataformas de nube pública. No hay que ignorar que es probable que un número importante se haya encontrado trabajando con varios proveedores de nubes, en función de factores como las plataformas que utilizan sus socios, a través de fusiones y adquisiciones, o en un intento de contener la espiral de costos. Es acá donde el riesgo de la multi-nube puede empezar a superar los beneficios.

 

Envíe a los inspectores de la salud digital

La multi-nube plantea una serie de retos en términos de seguridad en la nube, habilidades y optimización de costos que las empresas deben conocer antes de invertir fuertemente en esta estrategia. Centrándonos en la seguridad en primer lugar, a menudo las vulnerabilidades de ciberseguridad se deben a los bajos niveles de higiene digital, un problema que se agrava con el uso de múltiples proveedores de la nube. En un mundo ideal, todas las empresas tendrían la higiene digital necesaria para gestionar con éxito un entorno de múltiples nubes, aprovechando las ventajas de la escalabilidad y las diversas capacidades que esto puede aportar. Pero en el mundo real, muchas empresas siguen enfrentándose al reto de la TI en la sombra y de los empleados que requieren una formación más amplia cuando se trata de manejar los datos de forma responsable: ser más inteligentes cuando se trata de detectar enlaces de phishing y, utilizar contraseñas fuertes y variadas que cambian regularmente.

Esto nos lleva a las habilidades, porque además de que los empleados necesitan formación para mejorar su salud y conocimientos digitales, la multi-nube también crea un vacío de habilidades, a un nivel más técnico, dentro del propio equipo de TI. Encontrar administradores de sistemas y personal de TI con talento y experiencia ya es bastante difícil. Ahora hay que encontrar a alguien que conozca bien no una, sino dos o tres plataformas de nube diferentes. La compatibilidad e interoperabilidad entre estas plataformas es casi inexistente. Están escritas con códigos, lenguajes de programación y estándares diferentes. En pocas palabras, están hechas con diferentes ladrillos. Por lo tanto, es importante que las organizaciones que deseen aprovechar una estrategia de nubes múltiples cuenten con conocimientos técnicos en todas las plataformas que planean utilizar. Esto es esencial no sólo para gestionar y proteger los datos en múltiples nubes públicas, sino también para optimizar los costos de esta estrategia.

La nube pública abre un abanico de interesantes oportunidades para las organizaciones que buscan consumir software como servicio (SaaS) y gestionar los crecientes volúmenes de datos que han desafiado a los departamentos de TI en todo el mundo. Sin embargo, los equipos de TI tienen la sensación de que la nube pública no ha cumplido del todo con la promesa de ser rentable. De hecho, para muchos, los costos de la nube se están disparando. Por eso, es lógico pensar que, si es difícil contener los costos del uso de una nube pública, no va a ser más fácil contener los costos del uso de varias nubes. Aquí es donde entra en juego una estrategia cohesiva de gestión de datos en la nube. Las empresas deben ser honestas consigo mismas y preguntarse si han adoptado una estrategia intencionada de nubes múltiples, o si simplemente ocurrió. Si es esto último, está bien, pero es hora de llevar a cabo una revisión completa de su provisión de nube, y asegurarse de que poseen las habilidades necesarias para maximizar el uso de cada nube, contener sus costos de almacenamiento, y para asegurar que los datos están totalmente protegidos en toda la infraestructura.

Las empresas que deseen crear deliberadamente una estrategia de nubes múltiples deben asegurarse primero de que sus normas de limpieza digital –incluidos los protocolos de ciberseguridad, el seguimiento y la claridad de las funciones y responsabilidades– son adecuadas. Esto es fundamental para aprovechar las ventajas reales de la nube, al mismo tiempo que se gestionan los riesgos potenciales en términos de seguridad y contención de costos.

Compartir

Comentarios

comentarios