Compartir

Después de año y medio de desarrollo, Rowley y su startup Electroloom han lanzado en Kickstarter una campaña de recaudación de fondos para financiar la primera impresora 3D textil.

La tecnología desarrollada por Electroloom se denomina “fabricación de campo guiada” y se basa en el micro tejido de fibras por “electrospinning”, un procedimiento que utiliza un fuerte campo eléctrico con el fin de convertir una solución líquida en fibras sólidas. La impresora 3D usa un molde con la forma del vestido deseado, sobre el que depositan las fibras textiles.

El proceso se basa en un método electroquímico por lo tanto no ocupa ningún tipo de aguja ni hielo y no hay necesidad de tener conocimientos en costura.

11269930_403407443175873_1230518114_n

“Inspirado por las impresoras 3D, el movimiento maker y la idea del diseño accesible, hemos desarrollado una tecnología que permite a la gente imaginar y hacer la ropa a partir de cero”, menciona Rowely en la página del proyecto.

Al apoyar el proyecto en Kickstarter, los más interesados ​​podrán recibir la versión experimental, denominada Electroloom Alfa, con el fin de probar un prototipo de la impresora 3D textil.

Actualmente, la tecnología de Electroloom permite la impresión en 3D a partir de una combinación de poliéster y tela de algodón, disponible en blanco, rosa y azul, pero la evolución podría conducir a utilizar fibras de seda o de acrílico, dicen los fundadores.

Compartir

Comentarios

comentarios