Compartir

¿A quién no le gusta superarse? El tener una vida mejor, un patrimonio, ya sea para uno mismo o para la familia y futuras generaciones. Pero ¿qué se necesita para comenzar un negocio de la forma más sana posible?

Hay que tener en cuenta que no será sencillo, aunque sea un giro que esté en pleno auge, no significa que será rentable si no existe la dedicación, el esfuerzo suficiente y la correcta administración para hacer que se mantenga o crezca. Se debe ser constante y autodisciplinado.

1.- Nunca es malo aprender de todo, sea el trabajo en el que te encuentres o desees comenzar, siempre se debe aprender desde el puesto más simple para poder llegar al puesto más alto aunque tú seas el dueño. Para poder dirigir hay que conocer las distintas áreas para tener la posibilidad de explicar y mostrar a colaboradores nuevos en la rama, como deben realizar su actividad de forma adecuada.

2.- Evita deudas innecesarias; los créditos no son malos, siempre y cuando se utilicen en la forma adecuada en momentos indispensables. Un crédito puede ahogarte si los intereses son elevados. Priorizar los pagos te beneficiará a tener puertas abiertas a préstamos futuros. La honestidad y la buena reputación te facilitarán crecer para proveedores, bancos, otras empresas, entre otros.

3.- Adminístrate adecuadamente y asesórate contablemente para que los ingresos cubran tus costos y gastos, reinviertas y generes utilidades, así tu empresa tendrá rentabilidad, y podrás crecer de manera constante.

4.- Tener mucha paciencia será fundamental ya que todo no siempre saldrá como esperabas, además para que tu negocio tenga estabilidad requiere de un promedio de 3 años para que comience a dejar utilidades razonables.

Se debe estar consciente que un emprendimiento es ir cuesta arriba, pero los resultados serán una satisfacción incomparable.

Damara Meza Mercadóloga. Colaboradora en grupo distribuidores Michelin. El trabajo en conjunto con la pasión por lo que haces te lleva al éxito.
Compartir

Comentarios

comentarios