Compartir

Por Abelardo Lara, Country Manager de Veeam en México

 En 2018, el cómputo en la nube entró en la curva de la iluminación por primera vez en su historia, de acuerdo con Hype Cycle (Ciclo de Sobre-expectativas) de Gartner[1]. Esto marcó el punto de inflexión en el que la nube dejó de ser eso de lo que hablaban los CIO y gerentes de TI, pero que no necesariamente implementaban, para convertirse en un requerimiento vital para cualquier negocio digital.

Al mismo tiempo, al observar el Hype Cicle de Gestión de Datos de Gartner, hay una serie de tecnologías con diferentes niveles de comprensión, relevancia e importancia. Mientras DataOps y la gestión de datos habilitada para el aprendizaje automático están en la etapa inicial del desencadenamiento de innovación, la integración de datos y archivo de información se acercan al plano de productividad. Asimismo, la nube continúa siendo reconocida como un importante estándar de la industria para la infraestructura de TI, mientras la importancia de la administración de datos crece en el sector empresarial.

Más allá de esto, las organizaciones están empezando a entender sus datos mucho mejor. Sin duda, la capacidad de tener acceso a los datos correctos en el momento adecuado, y recuperarlos de forma eficiente cuando se pierden o dañan, puede determinar el éxito de un negocio.

Hacia la Gestión de Datos en la Nube

Con la Gestión de Datos en la Nube (parte inherente de la Gestión Inteligente de Datos), los datos están disponibles en toda la empresa, se administran de manera centralizada, se controlan y se ubican en donde entregarán el mayor valor para la organización.

En la economía digital actual basada en datos, compañías de todos los tamaños e industrias requieren la capacidad de administrar datos en entornos multi-nube y garantizar su protección sin importar dónde se encuentren. Mantener la disponibilidad de la información en todo momento es clave para que las áreas de negocio sean capaces de responder de forma instantánea y apropiada a través de la infraestructura de la organización.

El Reporte de Administración de Datos en la Nube 2019 de Veeam, cuyos resultados se basan en encuestas a más de 1,500 líderes empresariales a nivel mundial, indica que casi la mitad (44%) consideran que la gestión de datos será fundamental para el éxito de su negocio en los próximos dos años. Quienes hicieron un uso más inteligente de la gestión de datos señalan cuatro componentes comunes: nube, confianza, capacidades y cultura, los cuales se describen a continuación.

Escalando con la nube

Las empresas buscan aprovechar el poder de tecnologías como la nube para impulsar el éxito de los negocios. Esto sólo irá en aumento a medida que los hiper-escaladores sigan colocando servicios de valor agregado en sus propuestas, lo que permitirá a los clientes aprovechar la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático, la analítica de Big Data y la búsqueda de imágenes y voz para ofrecer un mayor valor de negocio a partir de sus datos.

En este sentido, según el reporte de Veeam, el 83% de los profesionales de TI en México consideran que la IA y el aprendizaje automático les ayudarán a tomar decisiones empresariales importantes en el futuro, y de hecho el 77% de las empresas a nivel nacional ya implementaron ambas tecnologías o planean hacerlo en los próximos 12 meses. De igual forma, 64% ya cuentan con estrategias de Big Data y analítica, mientras que un 29% lo hará en el próximo año.

Esta noción está respaldada por el hecho de que, de acuerdo con Veeam, casi tres cuartas partes (72%) de las empresas alrededor del mundo, y aún más (77%) en México, están buscando la Administración de Datos en la Nube para permitir un uso más inteligente de los datos en toda la organización. Los líderes empresariales buscan que la gestión de sus datos brinde beneficios al aumentar la productividad, mantener la estabilidad corporativa y mejorar su capacidad para pronosticar y tomar decisiones mejor informadas. La mayoría (77%) está utilizando software como servicio (SaaS), refiriendo a la confiabilidad, flexibilidad y seguridad de los datos como sus tres razones principales para hacerlo.

Invirtiendo con confianza

Dado el énfasis que las necesidades de los negocios digitales ponen en su infraestructura de TI, los CIO deben tener confianza en su capacidad de ayudar a su organización a mantenerse receptiva, disponible y a la delantera. Los incidentes, como las interrupciones no planificadas, pueden minar esta confianza, frenar la innovación futura y dañar la satisfacción de los clientes. El 73% de las empresas no son capaces de cumplir con la demanda de los usuarios de contar con un acceso ininterrumpido a aplicaciones y datos, lo cual explica, en parte, por qué sólo uno de cada cuatro líderes empresariales reporta tener total confianza en su capacidad para cumplir con los desafíos digitales.

Además de invertir en soluciones robustas, escalables y flexibles para problemas de misión crítica (como respaldo, recuperación ante desastres y protección de datos), las organizaciones requieren contar con las habilidades y capacidades adecuadas para administrar sus estados de datos. Por ello, los profesionales de TI afirman que invertirán $41 millones de dólares (promedio) en la implementación de tecnologías para construir un negocio más inteligente, en los próximos 12 meses.

Combinando capacidades tecnológicas y humanas

Claramente, las expectativas de lo que ofrece la gestión de datos al negocio son altas, y el apetito por el retorno de inversión en tecnología, insaciable. Una vez desplegadas las nuevas tecnologías, los líderes empresariales esperan ver beneficios financieros en nueve meses, y operativos desde los siete meses.

Para que los resultados sean efectivos en el corto plazo, las empresas deben asegurarse de que los empleados adopten los nuevos sistemas. En este sentido, la gran mayoría de las organizaciones (91%) consideran que las habilidades digitales del personal altamente calificado son vitales para su éxito. En ocasiones, esto requiere un elemento de transformación cultural, en especial cuando una empresa busca establecer más procesos de toma de decisiones basados en datos.

Estableciendo una cultura basada en datos

La nube es un gran ecualizador para las compañías: nivela el campo de juego en términos de los que tienen la tecnología y los que no. Gran parte de las organizaciones producen datos a gran velocidad, de forma que se trata más de cómo gestionarlos, analizarlos y utilizarlos para una toma de decisiones más rápida y efectiva. Una empresa puede producir enormes cantidades de datos, pero si no adopta una cultura basada en datos en el nivel C, esto podría ser una carga en lugar de una ventaja.

El 69% de los encuestados por Veeam están de acuerdo en que la cultura de la empresa debe ser más abierta a medida que se transforman digitalmente, y el 93% opinan que los estilos de liderazgo también deben cambiar. La Administración de Datos en la Nube es una oportunidad para todas las empresas, por lo que conviene implementarla en el nivel más alto de la organización y ejecutarse en toda la pirámide.

En resumen, construir bases digitales sólidas centradas en la disponibilidad de datos será vital para el futuro de cada organización. En este contexto, la tecnología nunca había sido tan importante como ahora para el éxito de las empresas. Las compañías a nivel mundial confían en una gran cantidad de plataformas digitales para todo, desde mantener las luces encendidas hasta ampliar su cartera con innovadoras ofertas para sus clientes. Esto, combinado con la implementación de una cultura impulsada por los datos que maximice el valor de los datos disponibles para el negocio, permitirá a la próxima generación de innovadores y disruptores de la industria escalar de forma segura.

Compartir

Comentarios

comentarios