Compartir

Si cuando tenía veinte me hubieran dicho que a los cuarenta iba a iniciar la mejor década de mi vida, no lo hubiera creído. Mucho ha pasado desde mi juventud y no es que ahora me sienta viejo, sino que la experiencia me ha dotado de una lozanía distinta para enfrentar la vida de una manera más sencilla.

Los veintes son una etapa de rapidez, de querer llegar a una meta en específico y buscar el camino más corto porque lo que importa es el camino. ¿Los cuarenta? Los cuarenta son de ir por el terreno más insólito, de explorar nuevos ambientes, de pensar “fuera de la caja” y llegar a una cima distinta para disfrutarlo todo con calma a través de una perspectiva diferente.

  • Los cuarenta son todoterreno. A los cuarenta, te cruzas con una perspectiva distinta del camino ya transitado y lo mejor es salir y tomar otra ruta. Te vuelves un todoterreno: puedes con la pendiente más elevada, con la carretera más suave y con la vía empedrada como si se tratara de nada.
  • Los cuarenta son de experiencia. Se trata de reflejar sobre todo lo que has aprendido y ser capaz de refinar tus más grandes éxitos y darte cuenta de todo lo que ha funcionado para que lo sigas llevando dentro de tu esencia mientras deshechas todo lo que no ha sido un acierto para ti.

  • Los cuarenta son de sofisticación. Precisión y pasión son los ingredientes que te han permitido reflexionar sobre quién eres para entonces sacar lo mejor de ti. Ya no se trata de correr, sino de andar de manera óptima; ya no se trata de que los demás no eviten mirarte cuando llegues a una reunión, sino de que sólo los mejores ojos sepan mirar los detalles que te hacen único.
  • Los cuarenta son inteligentes. Es cuando descubres que ahorrar no es privarte de algo, sino tratar de manera inteligente tus recursos y que la tecnología es sólo una herramienta para dar con tus objetivos de una manera eficiente, más que un estilo de vida o algo de lo que presumir.

La mejor prueba de todo lo que digo lo tienes en el Mercedes-Benz Clase G. El 4×4 de la emblemática marca alemana cumple cuarenta años de fabricación este 2019 y regresa de una manera única para celebrar el cuarto piso. La nueva generación mantiene los elementos más tradicionales y los une con tecnología inteligente para crear uno de los mejores vehículos de suave conducción dentro y fuera del camino.

Su adaptable motor de 8 cilindros, así como faros LED adaptables que anuncian el camino antes que deslumbran al resto de conductores te darán una conducción impecable por todo tipo de terreno. Los bloqueos de tracción te llevan además de una manera única a tu destino sin que tengas que retroceder, aun cuando una sola llanta esté activa y dando tracción a este único vehículo.

Si te dejamos picado o simplemente quieres saber más de por qué los cuarenta son una década única, celebra el aniversario del Mercedes-Benz Clase G agendando una prueba de manejo y conoce más de la mano de los expertos.

Bienvenido a la mejor década.

Compartir

Comentarios

comentarios