Compartir

“El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.”
Aristóteles
Justo en este momento de la historia donde nos encontramos rodeados de
tecnología, con el avance del internet de las cosas, la inmediatez, lo simultáneo y
las respuestas automatizadas, asegurar que el futuro del marketing digital se
encuentra en el alma, parece una locura. Sin embargo, por estas mismas razones
es fundamental que consideres este elemento y esta palabra a lo largo de toda tu
investigación en marketing y tu búsqueda por innovar.

Tenemos al menos dos características del marketing digital y su futuro, que se
deben convertir en tus pilares para que retornes al alma:

1. Los datos:
La necesidad de cuantificar los resultados, diseñarlos conjuntamente con el plan de
marketing digital, estudiarlos y medir, siempre medir. Son recomendaciones que yo
misma he hecho en artículos anteriores y he aplicado. Las métricas son vitales para
conseguir los resultados deseados, el estudio minucioso hace que se tomen las
decisiones correctas en el momento indicado, lo que mitiga los efectos negativos
que puedan haber.

Sin embargo, se han realizado estudios muy exitosos que han trascendido el dato y
las métricas para revelar emociones, reacciones, expectativas y aspiraciones de los
consumidores frente a una marca, llegando a datos cualitativos que son igualmente
ricos y consistentes.

2. Las experiencias:
Al mencionar los datos cualitativos es importante pensar en las experiencias, si
quieres saber acerca del impacto de tu marca o de lo que vive tu consumidor ¿qué
tal te suena el principio de empatía? ¿tu serías consumidor de tu producto? Parece
que las respuestas pueden ser obvias, pero realmente buscan un trasfondo valioso:
necesitas conocer a profundidad las experiencias que brinda tu producto y sincerar

los resultados. Esto te permitirá reconocer las fallas pero además nutrir los datos
con la cualidad de la experiencia.

En la actualidad múltiples profesionales se han volcado al marketing digital, como un
espacio donde ocurren intercambios nutridos de pensamiento, ideología, política,
cultura, etc., planteando la necesidad de elaborar nuevas formas de estudiarlo y de
aproximarnos a su alma.

El alma del marketing digital radica en no olvidar la importancia de humanizar las
marcas y los mensajes. En hallar la armonía necesaria para que los datos y la
experiencia puedan ser voces vivas de nuestras marcas. No olvidemos que no
intercambiamos ideas con seres distintos a nosotros, todos somos humanos.

Compartir

Comentarios

comentarios