Compartir

El día de ayer, al terminar de ver “Sausage Party”, mi compañera y yo, comentábamos que la película le ganaba y por mucho, a “South Park: Bigger Longer & Uncut” de 1999.

Como varias películas de comedia, hace alusión a las minorías raciales y como es costumbre a los mexicanos, obviamente con “el estereotipo” por todos conocido, ésta fue la parte de la película que llamó mi atención, no por la escena, sino por la reacción de los asistentes en la sala y el silencio incomodo que la acompañó, quizá algunos se indignaron porque el mensaje es muy parecido a los comentarios dados por Donald Trump respecto a los mexicanos.

– ¿Gustan que le cambie al radio o quieren seguir escuchando el debate de Hillary y Trump? – Preguntó el conductor de Uber en cuanto abordamos su unidad. Lo miramos con extrañeza. Sí, el debate estaba siendo transmitido por radio.
– El pasajero anterior a ustedes me pidió lo sintonizara– respondió el chófer mientras volteaba los ojos.
Un par de minutos bastaron (quizá menos) para pedir que cambiara la estación.

No recuerdo que unas elecciones de Estados Unidos fueran foco de atención en nuestro país, como las que están a punto de llevarse a cabo en noviembre próximo. Quien imaginaria que el “inofensivo” host del programa “The Apprentice” se convertiría en el enemigo público número uno de la sociedad mexicana y un peligro para el mundo entero.

Lo curioso de los debates es que permiten que los candidatos se ofendan “diplomáticamente” dejando a un lado las propuestas, que es en realidad lo que debería de importar a los votantes. Se han convertido en una especie de Talk Show sin escrúpulos y políticamente incorrectos.

En nuestro país, las cosas no son tan diferentes, las últimas tres elecciones realizadas dejaron momentos inolvidables, si en estados unidos los debates parecen mediados por Jerry Springer aquí tenemos a Carmen Salinas.

En el año 2000, el seguimiento de las elecciones se dio por medios tradicionales, tuvo sus momentos memorables como el debate entre Cárdenas, Fox y Labastida.

En 2006, el seguimiento se dio por medios tradicionales y se sumó una nueva plataforma: Internet. La plataforma nos dio la oportunidad de dar seguimiento a los resultados electorales desde nuestras oficinas con tan sólo oprimir F5. Y también nos dejaron otro momento, Madrazo vs Calderón.

Para 2012, el seguimiento en línea fue total, con las redes sociales podíamos estar enterados de todo el proceso y sentirnos líderes de opinión, la gran ventaja que ha traído las nuevas plataformas de comunicaron es enterarnos al momento.
2012 será recordado por todos los eventos acaecidos antes de las elecciones.

Lo que dijeron los candidatos en el debate pasó desapercibido ya que la presencia de una edecán robó la atención de la audiencia, pero sobre todo la Gabriel Quadri.
gabriel-cuadri

Omitiré el video porque en lo personal lo considero de mal gusto.

La inmediatez de las redes y los medios de comunicación han hecho que la percepción que teníamos de los actores políticos y figuras públicas disminuyera gradualmente sin importar nacionalidad y nivel de poder. Es decir, podemos burlarnos tanto de un jefe de estado como de un dictador, al igual que un candidato puede ofender a una nación entera.

Las próximas elecciones de estados unidos serán recordadas por la polémica, aun no tenemos claro quién ganará. Por el momento han logrado captar la atención global.
Si no me creen, traten de recordar quienes fueron los contrincantes de Barak Obama en las elecciones de 2008 o de George W. Bush en 2001.

Compartir

Comentarios

comentarios