Compartir

trabajando

 

Hacer una crítica o sugerencia, por lo general, no es nada fácil. A veces es difícil ya que no sabemos cómo decirlo sin lastimar a los demás, o porque tenemos miedo a sus reacciones. En algunas empresas, puede ser tal la falta de comunicación que se llega al extremo de desvincular a un colaborador, antes de conversar con él y tratar de mejorar aquellos puntos más débiles que puede tener en su desempeño.

 

Existe una gran diferencia entre críticas destructivas y críticas constructivas. La primera no aporta nada positivo y sólo conduce a dañar la autoestima de la persona. Se caracteriza por no tener argumentos ni propuestas de mejora. En cambio la segunda, tiene como primer propósito mejorar los errores y retroalimentarse. Aquí el emisor tiene la intención de corregir aquello que se está haciendo mal.

 

Esta diferencia no tan sólo se encuentra en lo que se dice, sino que en cómo y cuándo se dice. Es fundamental encontrar el momento ideal para esta retroalimentación. Si ésta se realiza en plena discusión, claramente no tendrá buena recepción y sólo aumentará el tono de ella. Además, no es adecuado involucrar a terceros en esta conversación, ya que por muy buen tacto que se tenga, si el feedback se hace público, incomodará al afectado y lo más probable es que se moleste.

 

Pero, ¿cómo podemos aprender a realizar críticas constructivas en el trabajo?

 

El portal de empleo Trabajando.com te da algunas ideas para que tomes nota:

 

·         Las críticas siempre deben ir dirigidas hacia los actos, no a las personas.

·         No juzgues los comportamientos gratuitamente. Explícale cómo afectan sus comportamientos a la organización.

·         Sé concreto.

·         Busca un lugar privado.

·         Señala las consecuencias positivas que tendrán si esa situación se corrige.

·         Las alternativas de mejora háganlo en conjunto, no impongas reglas ni ideas, porque sonará amenazante.

·         Demuestra empatía, entiende la posición del afectado.

·         Reconoce el trabajo de la persona.

 

Para que esta retroalimentación sea positiva, también es necesario que el receptor tenga una buena actitud. A continuación te damos algunos consejos que debes tomar en cuenta al momento de enfrentarte a una crítica:

 

·         Muestra disposición a mejorar lo que has hecho mal.

·         Reconoce tu error.

·         Sé humilde y no te excuses.

·         Reconoce la crítica como una instancia para mejorar tus habilidades.

·         Mantén el control de tus emociones, recuerda que esto no es personal.

·         No interrumpas a la otra persona, espera a que termine para que puedas hablar.

 

“Es común que no aceptemos de buena manera las críticas, ya que a nadie le gusta que resalten nuestras cualidades negativas. Sin embargo, si la crítica se hace en el momento adecuado, con buen tacto y con la intención de mejorar una situación, de todas formas será bien recibida”, señala Margarita Chico, directora general de Trabajando.com México.

Compartir

Comentarios

comentarios