Compartir

Qué tentador rebasar la cotidianeidad por la derecha. Una marca de cámaras fotográficas lo vio claro y basó su publicidad en esa fantasía.

Be a Hero. Éste, el eslogan de GoPro, deja en claro que al comprar un producto de esa marca no te llevas a casa sólo un cámara de acción a prueba de agua, ligera y pequeña, durable. En realidad, lo más atractivo es la promesa de lo que puedes hacer con ella. Y también la posibilidad de mostrar al mundo tus hazañas a través de Facebook, YouTube e Instagram. Hacer rafting en un río desbocado, practicar SkyDive y descender a toda velocidad por una montaña nevada son el tipo de ilusiones que persiguen muchos consumidores de GoPro.

Pero no sólo. Los auténticos deportistas extremos son sus principales voceros, gracias a una estrategia de marketing de dos vías: la marca los patrocina, les enseña a aprovechar sus equipos y les da increíble promoción mientras ellos, a su vez, llenan el canal de YouTube con videos de Storytelling de inmersión, donde literalmente te sientes parte de la experiencia de abrazar leones o tirarte en caída libre desde un helicóptero. Son héroes de hoy que comparten shots de adrenalina. La publicidad de la marca está ahí, en un Storytelling vivo que por ningún lado dice: “Compra una GoPro”. No hace falta. Lo saben bien los casi 3 millones y medio de seguidores de su canal en YouTube y sus más de 7 millones de seguidores en Instagram.

La mala noticia es que recientemente GoPro está enfrentando una baja en sus utilidades. En años pasados tuvo un crecimiento de casi 60%, pero según The Wall Street Journal, las ventas de este año han estado muy por debajo de las expectativas, con lo que hay preocupación por su desempeño económico en 2016. El problema parece radicar en que el producto es demasiado bueno y no fue hecho con obsolescencia programada, de modo que la mayor parte de los 18 millones de dueños de una GoPro no siente la necesidad de renovarla, porque funciona muy bien.

Ante la amenaza, la marca reacciona con un mayor énfasis en las historias. “Te enseñamos cómo acentuar el potencial narrativo de tus videos de aventura”, dice explícitamente al anunciar un taller para usuarios y los GoPro Awards tienen por eslogan: “Premiamos tu mejor contenido”. Además, la empresa recientemente realizó un campamento de profesionales en Alberta, Canadá, donde además de darles la posibilidad de practicar paracaidismo, remo, kayak y escalada, les enseñó a usar mejor equipos y accesorios para lograr historias únicas, con indiscutible sabor a peligro.

El alemán Paul Jason, quien practica carrera libre y participó en el evento, señala: “He aprendido lo importante que es la historia en cualquier video, por muy corta que sea. Hablarle a la cámara muestra cercanía y hace sentir al espectador que al otro lado hay alguien. Que no se trata de un dron, sino de una persona”. Así, la marca espera revertir sus malos resultados con base en el Storytelling de inmersión de estos héroes de la adrenalina. Habrá que estar pendientes.

Compartir

Comentarios

comentarios