Compartir

En mi continua búsqueda de generar valor en los negocios, me sigo encontrando oportunidades de crecimiento tanto personal como de trabajo.

Me doy cuenta de que aun hay mucho por aprender por parte de las empresas a adaptarse a esta nueva era digital. Veo dos escenarios:

Gente que esta dispuesta a prender y empresas cómodas que no propician cambio

Yo mismo debo reconocer que al no pertenecer a la generación de millennials tuve que elegir de que lado estar.

En la era industrial “lo sé todo”.

Seamos honestos, la era industrial es cómoda -aunque la mayor parte sea de trabajo físico y de pasar jornadas completas en la oficina frente a un monitor. No requiere de mucho conocimiento y aprendizaje sistémico y colaborativo. Son trabajos de los cuales la mayoría se han hecho en lo individual. En esta eran pasadas los cambios son más lentos y por lo mismo menos encontramos margen de error. Al no estar en constante cambio siempre habrá alguien que diga: Soy un experto en lo que hago”

El reto esta en el cambio, en el riesgo que implica meter la pata y exhibirte.

Ve este escenario:

Un Hijo nacido en la era digital -¿Cómo aprendió a usar la tecnología? Quien ayudó a comprender el uso de la Tablet o smartphone? Nadie. Y los padres. ¿Por qué les cuesta tanto dominar el uso de estos gadgets? -La capacidad de aprender y capacidad de asombro.

Dos mentalidades en el presente:

Hoy nos encontramos dos especies de la generación X. Los que buscamos detonar nuestra curiosidad y los apáticos a la tecnología. No estoy diciendo que quien no adopta la tech es malo, lo que digo es que estos últimos se encuentran en el día a día con problemas de ser eficientes en su trabajo.

Decide de qué lado quieres jugar.

Hace unos siete años me decidí por ser parte de la era digital y entendí que debía aprender sobre ello. Hoy en día enseño a escuelas y universidades a aplicar los conocimientos de la era digital en su área administrativa, docente y con los estudiantes y padres de familia. Debo de confesar que me gusta cuando un padre de familia entiende que internet no es malo y que sus hijos tienen mayor madurez que la que aparentan en el uso de las redes sociales. -Son más responsables en su uso de lo que un padre piensa.

Es satisfactorio ver como empresas adoptan las herramientas, habilidades y conocimiento de esta era digital. Representa todo un reto enseñar a gente adaptada a la era pasada, y es donde me digo. Que tome la mejor decisión. La de aprender y ser curioso en la era digital, Soy un inmigrante de esta era, que busca el conocimiento y aplicarlo. Y esto me entusiasma.

En la era digital el cambio es opcional, pero la ignorancia es el precio que se tiene que pagar.

Compartir

Comentarios

comentarios