Compartir

Cynthia Breazeal, pionera en robótica social, es la fundadora del proyecto Jibo que pretende ser “el primer robot familiar del mundo”.

Jibo es un robot de escritorio de 28cm de altura y un peso de 2.7k aproximadamente que puede estar en cualquier habitación del hogar para ayudar o entretener a quien lo necesite. Este pequeño robot pretende ser otro miembro más de la familia con el que se podrá interactuar.

Contará con dos cámaras de alta resolución que serán capaces de reconocer y rastrear los rostros de cada miembro de la familia. Con micrófonos colocados en los 360°, Jibo será capaz de escuchar tu voz desde cualquier punto de la habitación y responderte. Con esto puedes dejar la cámara a un lado y ser parte de la foto, sólo tienes que decir “Jibo, toma la foto”.

Lo que hace a Jibo tan atractivo es su capacidad de interacción emocional que a través de su pantalla táctil de 5.7 pulgadas puede hacer gestos, modular y cabiar el tono de voz dependiendo de la persona a la que se dirija y algo muy carismático es que podrá expresarse a través de movimientos corporales. Lo que le da a Jibo el movimiento corporal son sus tres regiones que le permiten un movimiento de 360°.

Dedicado a todos los miembros de la familia, Jibo se encargará de contarle cuentos a los pequeñines usando gráficas, efectos de sonido y movimientos para hacer más atractiva la historia. Al papá le entragrá correos o le ayudará con video-llamadas de negocios y a la abuelita le aconsejará sobre recetas de cocina.

Su precio final de venta será de USD $745 un precio muy accesible considerando que es un robot de compañía amigable y carismático. Sin embargo, Jibo solamente es un prototipo que está recaudando fondos para prefeccionarlo y lanzarlo al mercado a finales del 2015 y principios del 2016.

Fuente: jibo.com

Compartir

Comentarios

comentarios