Compartir

La milicia, medicina e industrial son los campos más explorados para el uso de exoesqueletos. En medicina, los exoesqueletos ya brindan movilidad a pacientes que padecen paraplejia.

La idea en las fábricas es que los empleados sean equipados con exoesqueletos que les permitan levantar y transportar objetos más fácilmente y con menos riesgo de lesiones. Panasonic, Lockheed Martin, entre otras compañías ya cuentan con exoesqueletos para manufactura, construcción, agricultura y otros.

Por ahora los exoesqueletos funcionan con motores alimentados por una batería que hasta el momento funciona durante apenas un par de horas.

La compañía regiomontana WeaRobot gestionada por Starup México, trabaja en el desarrollo de exoesqueletos para propósitos médicos.

“Nuestros exoesqueletos están enfocados en adultos mayores, personas que necesitan mejorar su movilidad afectadas por lesiones crónicas, osteoporosis o derrames cerebrales. La clave de nuestra tecnología es la modularidad, trabajamos por partes: rodillas, cadera y brazos, lo que disminuye costos. Mientras un exoesqueleto regular cuesta entre 75 mil y 125 mil dólares, los nuestros tendrán un precio de entre 6 mil y 9 mil dólares”, afirmó Ernesto Rodríguez, fundador y director de WeaRobot.

Los exoesqueletos de WeaRobot permitirán a personas de la tercera edad recobrar movilidad y fuerza en extremedidades, incluso funcionarán como sistema de rehabilitación en conjunto con aplicaciones móviles estimulando la recuperación en pacientes con problemáticas motrices y articulares.

“Nuestros exos integran aprendizaje automático y algoritmos complejos que leen tu intención de movimiento y tu resistencia para ayudarte al movimiento. Estamos con prototipos funcionales que seguimos mejorando y la idea es lanzar una primera versión beta a principios del próximo año, posiblemente a través de Indiegogo o Kickstarter”, afirmó Rodríguez.

Imagen: www.tabascohoy.com

Compartir

Comentarios

comentarios