Compartir

Se trata de un dispositivo médico portátil denominado Hoope. Este es capaz de detectar hasta cuatro enfermedades de transmisión sexual (ETS). Su finalidad es prevenir más contagios y sugerirle al usuario, recibir la ayuda necesaria para curarse. Hoope es la perfecta combinación entre un anillo y una aplicación móvil.

El dispositivo fue fundado por el mexicano Ernesto Rodríguez, Irina Rymshina, de Rusia, y Damel Mektepbayeva de Kazakhstan, está apostando por el uso médico de los wearables.

“Queremos revolucionar completamente la industria de la detección de enfermedades. Estas enfermedades son el comienzo pero ya estamos trabajando en habilitar el dispositivo para pruebas de diabetes, embarazo, Sida, entre otras”, mencionó Rodríguez.

anillo-ets

¿Cómo funciona Hoope?

El dispositivo extrae una gota de sangre (sin dolor) para analiza y detectar la ETS en caso de que el paciente padezca alguna de estas enfermedades: sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniásis.

Hoope está conformado de dos partes, un anillo que integra electrodos que transmiten una pequeña corriente para bloquear la sensación de dolor y de un cartucho que incluye una aguja retráctil para tomar una gota de sangre.

El usuario una vez que se coloca el anillo sólo tiene que presionar un botón para que comience el proceso.

Luego de ser extraída la muestra de sangre, esta es captada por acción capilar en un “lab-on-a-chip” microfluídico o chip que integra funciones de laboratorio, que convierte la presencia de anticuerpos en señales electrónicas que son enviadas en menos de 25 segundos al smartphone, permitiendo diagnosticar la enfermedad.

“Nos dimos cuenta que actualmente hay problema de detección. Las pruebas en el mercado no son amigables, ni económicas y tampoco confiables. Es ahí donde nace Hoope”, describió Rodríguez, quien conoció a sus socios en la Singularity University.

El equipo actualmente se encuentra dividido en diferentes partes del mundo, con el objetivo de acelerar el proceso de prueba y fabricación del producto.

Mektepbayeva está en Los Angeles, realizando pruebas de síntesis de toda la parte de biotecnología del proyecto, mientras que Rymshina está en el campus Startup Chile, llevando a cabo el desarrollo de la aplicación y Rodríguez se encuentra en Monterrey, enfocado en la parte electrónica del producto.

El equipo tiene contemplado reunirse en Los Ángeles durante el verano para integrar la tecnología y hacer pruebas de un prototipo completo.

La tecnología que se contempla integrar en el anillo ya fue probada, el reto, señaló Rodríguez, es incluirla en el pequeño dispositivo.

Compartir

Comentarios

comentarios