Compartir

Yo me considero experto en varios temas que amo, comparto, disfruto y estudio pero jamás lo había entendido tan claro como hasta hoy.

Asignamos una solución para problemas parecidos

Como seres humanos dentro de nuestra configuración de pensamiento tenemos mecanismos de almacenamiento de la información, que por instinto de sobrevivencia, preparamos para re-utilizarlos en una situación posterior. Esto genera que vayamos tipificando a los problemas como “los que ya sabemos resolver” y” los que no sabemos resolver”.  Esto es excelente, muchos le llamamos “experiencia” es necesaria, pero sentir que tenemos demasiada y auto visualizarnos como expertos es el peor error incluso resulta malo para dejar de aprender.

No perder la curiosidad

Debemos de pensar que no sabemos nada, y no  me refiero a ser “falsa mente humildes “, lo que sucede es que cuando estamos expuestos a contenidos del que podemos aprender y usamos los lentes de “esto ya lo conozco” nuestro cerebro crea una especia de filtro que bloquea y asesina nuestra capacidad de curiosidad, y sin curiosidad creo que aprender se puede convertir en algo sumamente irrelevante. Aprendizaje por Capas

En el libro de “Meta Analytics” por Juan Damia, en el primer capítulo acabo de leer sobre este concepto. Comenta lo siguiente:

“los seres humanos construimos nuestros modelos mentales en base a capas. Las capas más bajas son las que desarrollamos generalmente la primera vez- son los aprendizajes básicos- , donde realmente tuvimos que dedicarnos plenamente a aprender algo. ”

Esto significa y como lo entiendo que nuestra mente va construyendo filtros de estructura de pensamiento que a la larga nos imposibilitan a aprender, de absorber el conocimiento a la mano.

No hay 2 desafíos iguales

Como lo he comentado en otros artículos, ser superficial es sumamente cómodo y común. Además, nos encanta la idea de “el hilo negro” o “one size fits all” a la hora de resolver problemáticas en la vida y de las marcas. La realidad es que no hay problemática igual aunque lo pueda parecer, existen tantas variables que estadísticamente es imposible. No podemos tratar a los clientes, las marcas, a las personas a “granel” cada una es un caso particular. Las marcas tienen este desafío, de crear productos o servicios que puedan solucionar el mismo problema para tantas personas diferentes.  Hay que aceptarlo, a lo que refiere solución de problemas, planteamientos de estrategia no hay desafío que pueda repetirse y ser tal cual a uno anterior.

Una Industria llena de “Expertos”, está llena de Ignorantes

¿Cuántos de nosotros nos consideramos expertos? ¿Cuántos directores de marketing se creen expertos? Confieso que me da vergüenza y coraje reconocer lo “experto” que me he sentido sobre muchos temas relacionados a mi profesión y cuantos errores he cometido a la hora de resolver problemas porque he considerado que una solución aplica para muchos problemas parecidos que a profundidad son diferentes.

Nos falta humildad como Industria y nunca es tarde para reconocerlo.

Un verdadero maestro es primero alumno

Me siento contento de estudiar sobre” Web Analytics” y ” Neuro Science“, no sólo por aprender más, sino porque nace en el interior un deseo legítimo de re-inventarse, de evolución por medio del conocimiento y te das cuenta que realmente sabes muy poco de todo, que tu legado de descubrir a el mundo es literalmente infinito, que hay mucho más por hacer de lo que ya se ha hecho.

Cerca de gente más talentosa que tú

Me encanta hablar sobre el fenómeno que sucede en muchas empresas en donde el jefe con tal de sentirse seguro evita contratar a personas talentosas, le llamo el ” fenómeno de Blanca Nieves” , te creas tu propio benchmark para entrar en un estado de comodidad personal. Contratas a personas que te digan lo que quieras escuchar, contratas proveedores, consultores que te den la razón. ¡Que peligro!

Mejor contrata gente que pueda quitarte tu puesto, que te incomode, que te confronte y ponte metas de crecimiento lo suficientemente agresivas  como para nunca dejar de aprender, de crecer.

Siempre admira a alguien más, nunca a ti mismo

No hay nada peor que admirarse a uno mismo, y comparto esta frase “cuando te la crees dejas de serlo “, por esto considero que es muy sano para la vida construir buenas relaciones con gente que sea mejor, que te ponga un benchmark, que te permita asumir tu rol de alumno y aprendiz.

Es fácil admirar a gente lejana, pero lo mejor es admirar a gente cercana, gente que saber “no se duerme en sus laureles” y te inspira a re-inventarte.

  • Admiro a las siguientes personas y me siento muy agradecido:
  • Alejandro Nava, dg de Promanagement, por su disciplina.
  • Efraín Mendicuti, de Neurona Digital, por su pasión por hacer las cosas bien.
  • Gonzalo Alonso, por lo culto que es.
  • Iván Marchant, porque nunca lo podrás ver sin una sonrisa en la cara.
  • Sergio Villalobos, de Leap Factor, por su amor a su familia.
  • Álvaro  Rattinger, por su gran carisma.
  • Guillermo Perezbolde por su constancia.
  • Enrique Quevedo, por ser tan profesional.
  • Juan Damia, de Intellignios, por su humildad que fácilmente podría no tener.

Admiro a mucha gente, espero admirar a más y más personas para nunca perder fuentes de inspiración.

“Sólo sé que no sé nada” – Sócrates.

#Evolution

Compartir

Comentarios

comentarios