Compartir

Éstos cuentan con la capacidad de tener accesos a las puertas y a varios servicios en el interior del edificio sin la necesidad de ningún código. Los chips son colocados con una jeringuilla entre los dedos pulgar e índice.

“Este chip es del tamaño de un grano de arroz, mide unos doce milímetros”, explica Mesterton, incluye un código y se inyecta con una jeringa. Se trata de un medio de identificación que puede comunicar con otros objetos que se encuentren alrededor del usuario. Puedes abrir puertas, puedes imprimir de manera segura documentos y sobre todo, con este chip puedes comunicar con tu teléfono móvil para enviar los contactos de personas con las que te has reunido” menciono Patrick Mesterton, uno de sus fundadores.

Aunque los beneficios de este chip aún son limitados, Mesterton asegura que seguirán investigando qué otros productos y servicios podrían ser desarrollados.

Este chip podría ser utilizado en el futuro en todos aquellos servicios que hoy necesitan un código, una llave o una tarjeta, por ejemplo, los pagos podrán realizarse de esta manera. En lo que respecta a la salud, una persona también podría contactar con su médico, podría enviarle la información de lo que ha comido y en qué estado se encuentra.

Compartir

Comentarios

comentarios