Compartir

Ser “todólogo” no es conocer/saber todo; es quien puede aprender de todo y llevarlo a la práctica con naturalidad. Es ser versátil; podemos identificarlo en personas que son buenas para muchas cosas. Es una virtud difícil de disfrutar para quienes lo tienen, ya que puede ser complicado elegir un rumbo. Ser todólogo no es convencional y lo cierto es que quien lo es vive en la delgada línea entre el éxito rotundo y la marginación social cuyo factor decisivo es la autoestima 

Diversificación del aprendizaje: inteligencias múltiples 

Es interesante conocer historias de personas que han desarrollado múltiples talentos en medio de adversidades y/o vidas sin comodidades. Esto puede agrandar el umbral de aprendizaje y nos lleva a explorar formas de solventar necesidades a través del pensamiento profundo y trascendente. Resolver problemas implica tener curiosidad de entender cómo funciona algo; esto nos da la habilidad de explorar, lo que nos lleva a descubrir y finalmente a ser conquistadores.  

Ser conquistador es una competencia, o quizá hasta una Inteligencia en sí. De los 9 tipos de Inteligencia de Howard Gardner, podría caber en la Inteligencia Existencial. Es un instinto de trascendencia (más que de supervivencia). Incluso podría decirse que es una combinación entre las inteligencias intrapersonal, interpersonal y existencial. Ser un conquistador del conocimiento implica tener el poder de transformarlo a través de habilidades y actitudes.

La mentalidad de un todólogo se distingue del resto por lo siguiente:

 

  • Es constructivo en la soledad
  • Sus intereses son muy variados
  • Su mente es ágil y abierta
  • No concluye todo. Los temas de más interés los aprende y lleva hasta sus últimas consecuencias y muchos otros los deja a medias.
  • Utiliza ambos hemisferios cerebrales: el razonamiento es lógico/lineal-creativo/lateral. Piensa sistémicamente.
  • Tiende a ser intenso (dinámico), orientado a resultados, innovador, autocrítico

El todólogo requiere identificar su tipo de Inteligencia/arquetipo y siendo conquistador, aprender a ser navegante.

Como todo, existe una polaridad positiva y negativa; no todo es color de rosa; quienes poseen esta virtud pueden llegar a sentirse aplastados por ella o llegar a sentir que están fracasando, por no encontrar su lugar, o porque la línea del éxito o bien de la estabilidad del futuro no está trazada a través de una actividad. La inseguridad por ser diferente o muchas veces desaprobado y el no generar años de experiencia en la misma cosa y por ende la desconfianza que puede despertar este perfil en empleadores, etc, son algunas de las más grandes desventajas a superar.

Tip: Aprender a navegar implica contemplar. Meditar le da espacio a nuestra mente para pensar y elegir con claridad y sabiduría; conectar mente y corazón.

Haz pausa y reflexiona en lo siguiente:

  • Abrirse camino en donde no lo había haciendo lo que consideras un buen trabajo, requiere de no dejarse atrapar por el dogma viviendo según los resultados del pensamiento de otro.
  • Si estás inquieto o en un loop de autocrítica, recurre a la contemplación. Evita desperdiciar energía en castigarte si no has recibido aprobación.
  • No pierdas la fe y encuentra lo que amas, lo que más te conecta contigo. Tanto para trabajo como para amores. No te conformes.
  • Une los puntos, aprendizajes que te han formado. “No es posible conectar los puntos viendo hacia el futuro, sino viendo hacia el pasado” (Steve Jobs, 2005).
  • Un todólogo es un experto en soluciones ¿qué te haría feliz solucionar?, ¿qué contribución quieres hacer?
  • Nunca es tarde para empezar.
  • Lo que quieras hacer: si es digno, te hace feliz y ayuda a los demás, estás frente a una idea grandiosa.
Compartir

Comentarios

comentarios