Close up of men hand a pen writing homework text book in library. Education concept.With sunset background.Selective Focus
Compartir

La escritura es la pintura de la voz.

Voltaire

 

Las pantallas múltiples han ido desplazando capacidades que adquirimos en nuestros procesos escolares, también nos han permitido desarrollar nuevas habilidades y nuestro cerebro ha ido ganando nuevas destrezas. Sin embargo, actualmente lidiamos con la disminución y casi pérdida de atributos de la escolaridad como la escritura, por ejemplo.

 

Cuando estaba en edad escolar, recuerdo que mis padres tenían por hábito sentarme en una mesita pequeña a hacer mis labores para la escuela. Cuando aprendí a escribir decidieron inculcarme la disciplina de la escritura: me permitían dibujar y realizar casi cualquier otra actividad, siempre y cuando hiciera un dictado, alguna copia de párrafo de un texto o hiciera “planas” o “caligrafías” que me ayudaran a mejorar mi letra y a profundizar en gramática.

 

Esto hizo que desarrollara un amor profundo por escribir sobre un papel, me agrada el sonido del lápiz mientras escribo. Lo hago con regularidad. Sin embargo, estos últimos meses he tenido la oportunidad de estar en contacto con las nuevas generaciones (y las no tan nuevas) donde la preponderancia de las pantallas ha trastocado este hábito de escribir sobre un papel. Llegar a una reunión de trabajo con una agenda y un lápiz parece anticuado, ahora ¿te estás perdiendo de algo al sustituir tu propia escritura por la producida por una máquina?

 

Te dejo acá 3 razones por las que escribir sobre papel sigue siendo tan poderoso:

 

  1. La caligrafía como arte:

Esta expresión artística a través de la letra bella, armoniosa y correctamente formada es netamente cultural. Al investigar sobre ello puedes encontrar desde los caracteres chinos que están compuestos por símbolos que nosotros (los occidentales) entendemos en frases, hasta la arábiga que tiene otras características y se entiende como todo un arte decorativo. Desarrollar este tipo de arte está asociado incluso con bondades milenarias, existe todo un universo de ello ¿te imaginas que puedas desarrollar esta habilidad artística?

  1. La quimera del tiempo:

Si algo no se ha perdido en el tiempo es la escritura, data de hace millones de años y ha tenido un proceso evolutivo bastante interesante en diversas culturas. Aunque los debates actuales incluyen al libro y a la escritura como prácticas casi en extinción también es cierto que las cartas escritas a mano, las notas, los ensayos y los borradores han sobrevivido a lo largo de la historia. Son este tipo de tesoros los que han permitido publicaciones de libros inéditos de algunos autores, pensadores y filósofos. También han dejado constancia de querencias en familias enteras a través de historias y cartas. Si algo parece permanecer en el tiempo y sobrevivir debacles, es la escritura.

  1. Beneficios para el cerebro:

Aún cuando lo cultural y lo histórico de la escritura son valores importantes, no deja de ser vital reconocer los beneficios que tiene para la intensidad del trabajo neuronal escribir a mano. Esto potencia las habilidades motoras y las capacidades cognitivas. Nos ayuda en la retención de la información y en los procesos de reflexión y análisis. Así mismo la veracidad del lápiz y el papel para organizar ideas a través de mapas mentales, anotaciones, esquemas y bosquejos que activan otras partes de nuestro sistema cognitivo son beneficios reales, comprobados científicamente para nuestro desarrollo cerebral.

Para la mayoría de los adultos mediatizados por las pantallas nos resulta cómodo, cercano y práctico escribir a través de estas. De hecho este post está siendo escrito desde mi smartphone y muy seguramente tú estás usando el tuyo para leerlo. Pero lo preciso a recordar es la importancia y los beneficios que tiene que agarres un lápiz y de vez en cuando asumas la disciplina de escribir directamente sobre el papel.

Compartir

Comentarios

comentarios