Compartir
Reading Time: 4 minutes

Introducción a):

Es curioso que en la era de Internet sea más fácil conectar con el Wifi que con una persona que tienes presente. La gran cantidad de opciones a las cuales dedicamos nuestra atención nos ha llevado a cada vez, observar menos, escuchar menos y conectar tan poco. No poner atención resulta inconveniente para tu desempeño y se convierte inevitablemente en indiferencia.

Introducción b):

¿Te has puesto a pensar quién es el verdadero enemigo de tu marca? Tu competencia no es la empresa que hace lo mismo que tú, tampoco la persona que puede brindar lo que tu ofreces como valor agregado. Tampoco eres tú mismo, aunque sí tiene mucho que ver, pues es tu indiferencia la principal barrera de desarrollo.

 

1.El costo de la indiferencia para tu negocio

La indiferencia es lo que fomenta que tantas cosas se hagan mal en tu empresa o que simplemente no se concreten. La falta de apego no solo destruye, es contagioso. También es la responsable de que tus clientes no te compren más, independiente de la cantidad de anuncios que pagues, pautes o consigas. En realidad cuando alguien o algo es invisible puede ser grandemente invisible o pequeñamente invisible y es exactamente igual de transparente.

2.La indiferencia te resta inteligencia

Es una barrera porque te vacuna a no reaccionar con anticipación a los síntomas que puedes considerar para tomar una decisión de forma anticipada. Desarrollar tu inteligencia de negocio requiere una conexión personal para lograr que las cosas sucedan.

 

3.Lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia

Es lo que muchos piensan, ya que el odio conecta y aunque es un balance con emociones negativas en tu saldo al final es un algo. El problema es que hay empresas, empresarios, marcas y acciones que simplemente no funcionan. ¿Cómo saberlo? porque no hay reacción alguna.

 

4.Detonantes de indiferencia. Hay muchos pero los principales radican en:

  • Generalizar, porque te aniquila tu curiosidad por situaciones, personas y oportunidades particulares.
  • La indefinición, tanto de personalidad de marca como de comunicación, tanto de claridad de objetivos como de métricas de éxito. La indefinición da flojera, provoca en la mente el “no estar dispuesto a perder energía” en algo que ni siquiera es claro.
  • Lo aburrido, consta de todo lo que es lineal, predecible y acartonado. El cerebro de un ser aburrido se apaga y no solo deja de aprender o percibir, también resta alegría a las personas.
  • Tu umbral de aburrimiento o tu tolerancia a lo que es aburrido. Es sorprendente cuánta gente se permite ser, crear, y promueve lo aburrido. Nadie quiere trabajar en una empresa aburrida, comprarle a una marca aburrida, contratar a alguien aburrido, sin embargo hay una pandemia de aburrimiento tolerado en las empresas, personas e incluso lugares.
  • La idea del hilo negro

 

  1. Antídotos de la indiferencia
  • El pensamiento “ random” o “ aleatorio”. Sucede que una característica de un ser inteligente es que puede ser impredecible. El factor aleatorio fomenta que en vez de pensar de forma lineal o paralela (que también es lineal) se pueda provocar pensar de forma ramificada, espontánea y sistémica. Lo inesperado, lo nuevo, nos conecta con nuestra atención.
  • Confundir a la experiencia con repetición. De hecho repetir es bueno para dominar una habilidad pero en cuanto te aburre deja de ser experiencia y solamente es repetición.
  • Profundidad. No es difícil demostrar que hay una pandemia de superficialidad, una especie de ignorancia colectiva. A esto le llamo la tendencia del “fake todo”, donde no solo hay contenidos falsos; las marcas las personas con tal de vender crean expectativas falsas sin problema. La superficialidad fomenta incredulidad, la poca conexión.
  • Explotar todo “ noema” o ángulo de contemplación del objeto de estudio. ¿Por qué no nos aburrimos de hacer lo que amamos? Sí, por la profundidad que acabo de mencionar anteriormente, pero también porque buscamos ángulos nuevos de contemplación. No por nada digo que cuando viajas en realidad el destino no es el lugar sino tú mismo en el lugar. La mezcla de profundidad y ángulos te proporciona una gama infinita para abordar, plantear, comunicar, conocer y reconocer cualquier tema.

 

6.CurioXoma. Sí, la curiosidad es una habilidad en la era digital. Mi planteamiento con este nombre refiere a que provocar curiosidad es una necesidad elemental. También es una habilidad básica para crear valor en el mundo de los negocios. Sin embargo, no puedes provocar curiosidad sin ser curioso. Tampoco si eres de esas personas que fomentan la idea del hilo negro, que tratan de monopolizar el conocimiento como si fuera finito o de las personas que solo valoran el conocimiento empacado en la academia.

La curiosidad no solo conecta con la atención de las personas, también fomenta un gran disfrute por aprender, por absorber información. Aunque existen varios tipos de curiosidad, desde el morbo hasta el que te lleva a tomar decisiones, es necesario considerar a tu Curioxoma como un indicador de éxito en tu comunicación, tus juntas, tus conversaciones, tus lanzamientos de productos y tu felicidad.

¿Puede ser un empresario, un mercadólogo exitoso sin ser un experto en curiosidad?

Más adelante compartiré más de este tema.

saicarg.

Compartir

Comentarios

comentarios