Compartir
Reading Time: 3 minutes

Esta generación de nativos digitales ha roto los esquemas sobre los cuales operamos por años en mercadotecnia. Les repele la publicidad tradicional, no confían en ella. De hecho, alrededor de 45 % de ellos bloquea los anuncios porque no le importan y los considera invasivos.

 

Por otro lado, los milenials casi no ven televisión y no suelen mantenerse atentos por largos periodos de tiempo, aunque son altamente participativos si algo les importa. Viven buena parte del día entre selfies, series y Snapchats. En alguna medida, estos patrones de consumo han reconfigurado la manera como todos accedemos a la información, al entretenimiento. El nuevo escenario ha implicado que agencias y marcas revisen sus estrategias: los presupuestos ya no pueden destinarse en automático a comprar pautas en televisión. El asunto es mucho más complejo.

 

Con edades que fluctúan entre 18 y 36 años, los milenials crecieron entre pantallas e interactividad. En un post relevante dentro del sitio de JeffBullas, el especialista Robert Boston señala que el auge del mercadeo de contenidos o Content Marketing guarda relación directa con el impacto de esta generación en el mundo. Esto se debe a que si bien rechazan la publicidad tradicional, suelen estar abiertos a los contenidos que les ofrecen un alto valor percibido, uno que los distinga ante sus amigos como divertidos, originales y/o interesantes. Coincido con Boston: ellos han dado realce a valores como experiencia de marca y autenticidad de voz.

Aquí van cinco puntos que te conviene considerar si quieres que este grupo se acerque a tu marca.

 

  1. Brinda una experiencia personal.

Los milenials son la generación más interactiva. Sus miembros demandan que las marcas los valoren según sus necesidades y gustos genuino

s, es decir, que los vean como personas y no como meros “consumidores”. No es tu marca la que va a despertar su lealtad, sino lo conveniente que resulte para que tu consumidor sea mejor valorado por su grupo social. Cuanto más puedas personalizar tu discurso, más posibilidades tendrás de resonar con él o ella.

 

  1. Acude a expertos.

Para llamar la atención de un milenial cuida que tu marca califique bien tanto en Google como en las comunidades de su interés. Además brinda información y entretenimiento, pero no hables siempre tú: respalda tu contenido en especialistas creíbles para tu audiencia, además de datos comprobables por cualquiera. Por otro lado, analiza constantemente información de tu target y de sus interacciones con tu marca (páginas vistas, visitas únicas, porcentaje de rebote, número de “me gusta” y de “compartir”): te permitirá desarrollar calendarios editoriales que obedezcan a sus necesidades, lo que llevará a un involucramiento natural.

 

  1. Aprovecha la amplificación.

Nadie comparte más contenidos que ellos. Les urge ser los primeros en dar a conocer algo que les emociona, les hace reír, les parece interesante o preocupante, además de que desean influir en sus amigos. Por eso, cuando planees un contenido, analiza cómo hará sentir a tu target: si das en el clavo, seguro lo va a distribuir entre sus amigos.

 

  1. Sé transparente.

Este grupo valora la autenticidad y espera recibir contenido de valor a cambio de su lealtad. Es decir que las marcas que cuenten historias auténticas y humanas van a tener su preferencia, y mucho mejor si lo hacen a través de los formatos idóneos para captar su atención: textos cortos, infografías, videos, webinars. Si tu audiencia puede identificarse con tu marca, entonces querrá que te vuelvas parte de su vida.

 

  1. Hazte presente cuando tiene mayor actividad.

En general, el milenial está en línea entre las 8 y las 12 de la noche y, en un poco menor porcentaje, entre las 9 de la mañana y las 12 del mediodía. Es necesario soltar contenido relevante en esas franjas horarias. Sin embargo, ni se trata de bombardearlos en los horarios preferentes ni de descuidar el resto del día. Dosifica, privilegia cantidad por sobre calidad y, sobre todo, no trates de venderle porque sin duda lo ahuyentarás. Si tu contenido es bueno y adictivo, de manera natural va a terminar comprando tu producto.

Compartir

Comentarios

comentarios