Compartir
Reading Time: 3 minutes

Es uno de los eventos cumbre de la publicidad mundial, porque cuenta con una audiencia que rebasa los 100 millones de televidentes. Así, las empresas pagaron a la cadena NBC cinco millones de dólares por un comercial de 30 segundos. Entre los muchos anuncios hubo de todo, desde aquellos en los que la realización fue impresionante aunque el concepto quedó a deber y a la inversa, pero también hubo varios limpiecitos en forma y fondo.

En general vi estupendo Storytelling, historias vivas, bien armadas y creíbles, empáticas. Aunque cada spot señala distintos caminos a seguir, pude detectar dos grandes tendencias: por un lado, los que tocan las emociones y vinculan a la marca con un concepto positivo; por el otro, los que se cifran en el humor y la creatividad. Aquí, los ejemplos que más disfruté.

Apostar al corazón

Diversidad: Coca-Cola

Mientras vemos pasar personas de todas las razas, orientaciones y credos, voces en off van diciendo que hay una Coca-Cola para él, para ella, para nosotros, para ellos. Así subraya la diversidad y la inclusión hasta el mensaje final, que es: “Disfruta la tuya”. Es decir, la marca sigue manteniendo el corazón de su discurso de unidad desde aquel anuncio de 1971: “Quisiera al mundo dar amor”. Congruente y efectivo.

 

Interés social: Budweiser

En la madrugada, un trabajador de la marca va a la fábrica, de emergencia. Detiene la producción de cerveza para, en cambio, llenar latas con agua para zonas de desastre como Texas, Florida, California y Puerto Rico. De fondo suena la canción “Stand By Me” y el anuncio termina con la aseveración. “Cuando nos necesites estaremos contigo”. La marca subraya su labor social. Bien jugado ese balón.

 

Actitud de servicio: Ram

Toma fragmentos de un discurso de Martin Luther King, pronunciado hace 50 años: exactamente el 4 de febrero de 1968. Mientras en off él habla de que todos podemos servir y así ser grandes, va mostrando a médicos, maestros, madres, voluntarios, peluqueros, hermanos y bomberos. Al final, enfatiza que sus camionetas son “Hechas para servir”. La voz de Luther King le da fuerza y cohesión a todo.

Vida que inspira: Toyota

Sigue la historia real de la atleta Lauren Woolsencroft, quien ha ganado ocho medallas en Juegos Paraolímpicos y así vence las probabilidades de 997,500,000 en una de ganar una medalla olímpica. El spot cierra con la frase: “Empieza tu imposible” seguida de la mención de la marca: “Cuando tenemos libertad de movernos, todo es posible”. Otra vez, la emoción va por delante.

Humor por delante

Ventajas de ser una persona: M&M

Danny DeVito se convierte en la encarnación de un M&M y está feliz de que nadie se lo quiera comer, como ocurría cuando era un chocolate. El casting es insuperable, de por sí ya DeVito hace reír, pero además imaginarlo como un M&M de carne es soberbio. La marca refrenda su espíritu divertido, ocurrente.

 

Histeria colectiva: Avocados from Mexico

Una sociedad futurista, que vive dentro de un domo, se precia de ser ideal. Tiene todo: música, masajes y, por supuesto, aguacates mexicanos. Cuando alguien nota que los totopos están afuera del domo se desata una locura colectiva. La anfitriona del lugar los convence de que una suerte de guacamole se puede disfrutar también sobre pan tostado. El concepto es raro pero, justo por eso, funciona espléndidamente.

 

Doblaje perfecto: Doritos + Mountain Dew

Los súper conocidos Peter Dinklage y Morgan Freeman se miden en un frente a frente, cada uno doblando a un cantante de moda: Dinklage lo hace con Busta Rhymes para anunciar Doritos Blaze, mientras Freeman hace lo mismo con Missy Elliot para mostrar creativamente Mountain Dew Ice, que congela todo. El casting es de verdad espectacular.

 

El Super Bowl fue, de nuevo, un derroche de buen Storytelling.

Comentarios

comentarios