Compartir

“Hay cosas que sencillamente están ahí,

sin molestar a nadie,

esperando a que las descubran.”

John Boyne

 

Esta semana anunciaron el descubrimiento de una “ciudad perdida”. Se trata de Angamuco, ciudad precolombina construida por la civilización Purépecha en los años 1000 y 1350 d.C. aproximadamente. Se encuentra en el estado de Michoacán y se estima que ocupó una extensión de 16 millas cuadradas.

 

El descubrimiento se dio a conocer en el encuentro anual que realiza la Asociación Americana para el Avance Científico en la ciudad de Austin (Texas), en donde el antropólogo Christopher Fischer de la Universidad de Colorado dio detalles acerca de su extensión, tiempo aproximado y las características de la ciudad, la cual contaba con 40.000 construcciones, comparándola incluso con la isla de Manhattan de New York.

 

La confirmación de una ciudad como Angamuco en tierras mexicanas ha sido un evento noticioso, una ciudad perdida que arroja al menos 2 certezas:

 

  • La tecnología vuelve a concretar ideas

Existen múltiples relatos que afirmaron la existencia de esta ciudad, se conocían como leyendas, historias de caminos, cuentos e historias, sin embargo no existía la certeza. La forma en la que se confirma la existencia de esta ciudad, es a través del uso de tecnología láser. Desarrollos de “Mapeos Láser de Alta Tecnología (LIDAR), a través de los cuales se mide una sucesión rápida de puntos en el suelo desde un avión, luego se mide el tiempo y la longitud de onda para luego combinarlo con el GPS y otros datos de mapeo. Se torna especialmente útil en zonas con alta vegetación” -video anexo- permitieron encontrar dicha ciudad. Es probable que en otro momento histórico no se haya dado el descubrimiento ya que no se contaba con los niveles tecnológicos con los que hoy contamos, concretando ideas y permitiendo el acceso a datos que nos hagan revisar la historia.

Pedestrians Crossing Street
  • Las ciudades son antiguas ¿qué es lo nuevo hoy?

Una de las características más sorprendente del descubrimiento es el nivel de desarrollo de infraestructura con la que contaba la población precolombina, en ella se pueden identificar plazas, pirámides, estructuras de altura (posiblemente edificios de baja escala) y comercios. Según esto, plantea una ciudad muy parecida a lo que conocemos hoy, la alerta se despierta en torno al aprendizaje de un descubrimiento como este ¿cuántas otras ciudades pueden existir que no conozcamos? y más aun ¿pueden las ciudades que conocemos hoy desaparecer? Esta ciudad se consolidó sobre lava solidificada y actualmente se encuentran restaurando algunas zonas de interés. Al igual que las ciudades convulsionadas que conocemos hoy ¿puedes imaginar 100.000 habitantes en una ciudad precolombina? esta es la cifra de quienes habitaron esta ciudad. Podemos pensar que existió un fuerte movimiento social, comercial y cultural.

 

Si podemos tener algo certero con este descubrimiento, se trata de las riquezas arqueológicas, históricas y antropológicas que posee México, muchas de ellas aún por descubrir. La ciudad de Angamuco y sus características es una demostración de ello, además de permitir imaginar los escenarios de la historia y tener de ello un espejo donde nos reflejamos como sociedad. El papel de las tecnologías actuales es vital para continuar este tipo de descubrimientos y profundizar en las raíces arqueológicas y culturales de México.

Compartir

Comentarios

comentarios