Compartir

 ¿Quisieras viajar al espacio? ¿Te gustaría realizar tus próximas vacaciones en una estación espacial? ¿Qué tal una visita guiada a Marte o un paseo para observar las galaxias cercanas? ¿Quisieras viajar a tres o cuatro veces la velocidad del sonido? El futuro de las películas de ciencia ficción está a la vuelta de la esquina.

Antes el cielo era el límite. Sky is the limit. Lo hemos escuchado una y otra vez en discursos motivacionales, en películas, en publicidad. Sin embargo, para el hombre más rico del mundo es apenas un primer momento, un punto de partida.

Jeff Bezos fundó Amazon en 1994 como una plataforma para vender libros. Como muchos de los grandes innovadores de este siglo, comenzó su negocio en su propio garage. Hoy, la página tiene 189 millones de visitas al mes, venden prácticamente de todo y la fortuna de su CEO asciende a 109,000 millones de dólares (enero, 2018).

Probablemente, Amazon sea una de las primeras compañías en comercializar viajes al espacio para el público en general. Para el público rico en general, por lo menos. Y es que en el año 2000, Bezos fundó Blue Origin, una empresa con el objetivo de ofrecer viajes espaciales.

La primera etapa consistiría únicamente en viajes orbitales. Darle ua vuelta al planeta. Algo un poco más aventurado es establecer una cadena de amenidades en estaciones satelitales alrededor de la Tierra con lo que comenzaría la era del turismo espacial. Y, un poco más, sería apostar por la continuidad de la especie humana fuera del planeta.

Si el calentamiento global, la extinción masiva de biodiversidad, la abundancia de gases de efecto invernadero en la atmósfera y otros factores hacen imposible la vida humana en la Tierra, ya hay quienes buscan alternativas.

Y existen algunas empresas que podrían estar cerca de ofrecer el servicio de viajes espaciales: Virgin Galctic, XCOR Aerospace, XSpace (de Elon Musk) y Blue Origin (de Jeff Bezos).

El nombre de la empresa de Bezos hace referencia al planeta como origen pero no necesariamente como destino. La Tierra es el inicio pero hay todo un universo que conquistar. El cielo ya no es el límite, este ha sido desplazado al infinito, por lo menos conceptual y utópicamente. Por supuesto, el futuro no sería para los actualemente 7,600 millones de seres humanos, por lo que habrá que redefinir lo que entendemos por “humanidad” en el espacio.

Los cohetes New Shepard y New Glenn están en una fase de pruebas, con viajes sin tripulación, y hay quienes estiman que para 2019 podría comenzar el servicio comercial.

En la cápsula del New Shepard caben seis personasen un área de 15 metros cúbicos. Despegando de Cabo Cañaveral, los pasajeros viajarán a más de Mach3 para salir de la atmósfera. Después de que la cáspula se separe del motor principal, los usuarios podrán desabrochar su cinturón de seguridad y experimentar la falta de gravedad. Las vistas serán indescriptibles. Finalmente, se regresa a la Tierra con un sistema de alta tecnología para el aterrizaje.

¿Quieres apartar tu lugar? Puedes hacerlo en: https://www.blueorigin.com/interested Si tienes unos $250,000 dólares por persona para gastar en tus próximas vacaciones, dale click.

 

Compartir

Comentarios

comentarios

Artículo previo¿Tenemos tiempo para inventar ciudades?
Artículo siguienteAlias Grace y el Marketing de Contenidos
Ciudad de México, 1977. Es director general de Editorial Paralelo 21, donde ha trabajado durante los últimos 10 años y donde además ha sido director editorial y editor en jefe de la revista Mexicanísimo. Es colaborador y escritor de la editorial México Natural. Además ha trabajado en otras áreas como publicidad y logística. Es fanático del Real Madrid y de los Pumas. Entre sus escritores favoritos están Kafka, Gonçalo M. Tavares, Antonio Lobo Antunes, Borges y Octavio Paz.