Happy tourist sightseeing city with map
Compartir

La cuestión de qué tipo de ciudad queremos no puede separarse de la cuestión de qué tipo de personas queremos ser, qué tipo de relaciones sociales buscamos, qué relaciones con la naturaleza mantenemos, qué estilo de vida deseamos o qué valores estéticos tenemos.

                                    David Harvey – Rebel Cities.

 

Smart es “un destino turístico innovador, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitante con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino y mejora la calidad de vida de los residentes”.

 

¿Qué debe contener?

  1. Gobernanza: es imprescindible que el gobierno local tenga capacidad para generar confianza y gestionar los bienes públicos con legitimidad (gobernabilidad) y que sea capaz de gobernar con la máxima participación de actores estratégicos, como pueden ser administraciones de otros niveles territoriales, sector privado, sociedad receptora y turistas.
  2. Tecnología: si la gobernanza es el alma de los destinos turísticos inteligentes, la tecnología 
es su sistema nervioso. Esta se ha introducido en todos los eslabones de la cadena de valor turístico y se debe convertir en un factor clave tanto de competitividad como de sostenibilidad y de gobernanza inteligentes.
  3. Accesibilidad: el turismo y el ocio son elementos básicos de la vida cotidiana de nuestra sociedad. Constituyen 
un derecho al que, sin embargo, numerosas personas, por motivos
de discapacidad, edad, embarazo, enfermedad u otras razones, no pueden acceder, o lo hacen con grandes dificultades, debido a que las infraestructuras, los equipamientos o la disponibilidad de la información (accesibilidad digital) no presentan las condiciones de accesibilidad adecuadas a sus necesidades. Los destinos turísticos inteligentes deben afrontar y superar este tipo de escenarios mediante propuestas y actuaciones que permitan la máxima accesibilidad, para todo visitante potencial, tanto a sus territorios como a los productos y servicios presentes en ellos.
  4. Innovación: Implica nuevos modelos de gestión empresarial, nuevas formas
 de comunicación, la búsqueda del bienestar del cliente en un sentido amplio.
  5. Sostenibilidad: El desarrollo sostenible es en cierta forma garantizar el equilibrio entre 
el crecimiento económico (que 
no siempre significa un crecimiento continuo sostenido, sino también, por ejemplo, la capacidad de carga de 
los territorios), la preservación del medio ambiente y la sociocultural para labrar un futuro fundamentado en una actividad turística más justa, diversa y respetuosa con el territorio y sus habitantes.

Tequila ha sido en México pionero en lo que respecta a la implementación de un proyecto de Pueblo Mágico Inteligente. El hecho de certificar el Destino y contar con una auditoría externa internacional, permitirá a Tequila estar en la conversación a nivel de las principales ciudades que están certificadas y participar en las redes de conocimiento para una mejora de sus proyectos. El ser Smart “en amplio sentido” no es una opción es una decisión.

 

Fuente: SEGITTUR. 2017.

Compartir

Comentarios

comentarios