Compartir
Reading Time: 4 minutes

Por Manuel Zamudio, National Accounts Manager de Axis Communications

 

La videovigilancia es un gran negocio y que hoy en día, se encuentra en evidente expansión. De acuerdo con el estudio “Video Surveillance Market by System”, desarrollado por la consultora Markets and Markets [1], se estima que el mercado de videovigilancia tuvo un valor de USD $30 mil millones en 2017 y se proyecta que dicha cifra aumente a USD $75 mil millones para 2022.

Ya sea que las empresas utilicen un sistema de videovigilancia para proteger sus activos, monitorear el comportamiento de sus empleados, disuadir la manipulación y el robo, mitigar riesgos o reducir sus tarifas de seguros, necesitan asegurarse de que éste, sea confiable. Los sistemas de videovigilancia pueden ser vulnerables a vandalismo, a problemas de energía (apagones, caídas de tensión, sobretensiones y ruido en las transmisiones), de mal uso o abuso por personas propias y ajenas (accesos no autorizados, borrado de evidencias o robo de información), que pueden afectar las cámaras de seguridad y corromper la información.

Asegurarse de que su sistema de vigilancia sea seguro frente a todo tipo de amenazas es vital, no importa si el negocio es un casino de Las Vegas o una tienda minorista. De acuerdo con lo anterior, podemos destacar diferentes maneras en que los usuarios pueden protegerse lo mejor posible ante cualquier problema futuro.

  • Utilizar una red dedicada para los clientes y servidores: Si los negocios poseen una red de seguridad integrada en su misma red corporativa, que está vinculada a su red inalámbrica, y esta se encuentra ligada en la misma subred, es un indicador de alto riesgo ya que se encuentra demasiado vulnerable. Técnicamente sin importar el tipo de negocio, sea un casino, un hospital, o una institución educativa, todo debe estar separado y dedicado. No se debe acceder a las cámaras desde una red corporativa. Si está configurada así, se deben tomar precauciones. Muchas veces, los departamentos de TI ya tienen el control, por lo que establecen reglas y regulaciones, pero, esto no ocurre en todos los casos. Por lo que es recomendable tener una red separada totalmente dedicada. Switches separados, cables separados, etc. Hacer que sea físicamente y virtualmente, imposible pasar de la red corporativa a la de cámaras.
  • Contar con un sistema de alimentación ininterrumpida (SAI): Una vez que todos los equipos estén encendidos, se debe asegurar que sigan así para mantener su sistema de videovigilancia en funcionamiento todo el tiempo. Un sistema de alimentación proporciona respaldo de batería confiable para mantener su sistema en funcionamiento en caso de un corte de energía. El SAI no solo evita que los sistemas se apaguen cuando se corta la energía, sino que también, protege los datos para evitar que se corrompan o destruyan.
  • Tener una VPN (Red Privada Virtual), para el acceso remoto: Existen dos formas de obtener acceso remoto a un sistema. La primera, requiere abrir un agujero en el firewall o reenvío de puertos. La segunda opción, que es más segura, sería tener un acceso VPN. Entonces, básicamente, desde un dispositivo móvil, es posible iniciar una red privada virtual de regreso al firewall que lo conecta a su red. Eso es mucho más seguro que simplemente abrir puertos en ese punto.
  • Verificar quién accede a las redes: Con un sistema de gestión de video (VMS), es posible visualizar el registro de actividad y la mayoría de los VMS pueden hacer eso. Sin embargo, se vuelve mucho más complicado si alguien está eludiendo el sistema de gestión y yendo directamente a las cámaras. Si se tiene un firewall en medio, es posible rastrear direcciones IP y Mac para ver quién accede a la red. Incluso, algunas cámaras poseen registros en ellas que también registran las direcciones IP y el tipo de usuario que ha accedido a ellas. También es recomendable configurar filtros de direcciones IP permitidas o no, así, aun conociendo el nombre de usuario contraseña del equipo, sería mucho más complicado, acceder desde un dispositivo no autorizado y alertar al administrador. Recuerden que entre el 67% y 70% de los robos, son cometidos por personal interno.
  • Mantener los equipos actualizados: Continuamente los equipos de seguridad electrónica, comunicaciones y computadoras entre otros, van incrementando y mejorando sus funciones y desempeño y actualizar constantemente el firmware o sistema operativo, es una manera de evitar la obsolescencia. Las amenazas a la seguridad evolucionan también, razón que no está de más para preocuparnos y revisar periódicamente, que contemos siempre con las últimas versiones disponibles debidamente instaladas.

Lamentablemente, la realidad es que ninguna empresa o solución de vigilancia es invulnerable a las amenazas externas e internas que existen en la actualidad, pero es posible poder combatirlas con un protocolo de seguridad establecido. Hasta ahora, implementar sistemas de vigilancia 100% efectivos es todo un reto. Sin embargo, la llegada de soluciones de videovigilancia más robustas, escalables y completas, ha abierto una gama de nuevas posibilidades para implementaciones a pequeña, mediana y gran escala, brindando a todo tipo de empresas el acceso a soluciones de seguridad de alta calidad como nunca. Con soluciones completas, los negocios pueden satisfacer sus necesidades en crecimiento en cualquier momento.

Hay muchos factores a considerar al elegir una solución de videovigilancia de cualquier tamaño. Con muchas necesidades, es importante seleccionar las tecnologías más funcionales para su implementación y operación. Axis Communications acerca todas las mejoras en tecnología de cámaras y VMS, así como numerosas integraciones que permiten tener una amplia gama de soluciones, que ayuda a las empresas a encontrar justo lo que necesitan cuando instalan o actualizan su sistema de seguridad.

Comentarios

comentarios