Compartir
Reading Time: 3 minutes

¿Qué tan ansioso te pones cuando ves un buen asado? ¿Eres de los que salivan al ver una buena parrillada o te espantas de ver tanta carne reunida? Bueno, a decir verdad, disfrutar de un buen asado es algo que todos podemos hacer pero que vivimos de maneras diferentes. ¿Has pensando en cómo tu personalidad se ajusta a tus hábitos alimenticios? Sí, a más de uno lo define su platillo favorito.

Después de un minucioso estudio, pudimos identificar cinco tipos de carnívoros a partir de su dieta y de cómo se ponen la camiseta. ¿Con cuál de ellos te identificas?

1. El musculoso:
Le gusta usar playeras apretadas para lucir sus músculos ante las chicas y demostrar que se la pasa en el gimnasio más de cuatro horas. Tiene sus brazos al estilo Popeye y está tan enorme que parece que se comió a Olivia en un banquete. Pero no, el musculoso tiene que empacar su buena dosis de carne para mantener su protuberante figura. A él le encanta la carne al estilo T-bone.

2. El social: Como nunca tiene planes, siempre pone su azotea para las reuniones y las parrilladas. Todas las tardes está puesto para las chelitas y cada día tiene un tipo de ambiente. Aunque casi siempre se adapta a la pachanga, siempre tiene su corte de carne favorito. Le gusta compartir una tabla con distintos cortes y que todos queden satisfechos.

3. El tradicional: Lleva años comiendo carne porque es una tradición que tiene de abolengo; sus abuelos la consumían y sus abuelos y los abuelos de sus abuelos de sus abuelos. Desde siempre le ha entrado al pollito, a la res y al puerquito. Como buen carnívoro de toda la vida tiene buen gusto y no se conforma fácilmente con un suadero cualquiera, el carnívoro tradicional sabe hacer una buena elección. Para él no hay nada mejor que una arrachera o un asado norteño. Y le gusta su carne en tres cuartos.

4. El carni-curioso: Sí, le entra a la verdura, pero la prefiere cuando viene acompañada con un buen corte de carne. Come de todo siempre y cuando no se abandone a su espíritu carnívoro. Aunque no le hace cara de fuchi al brócoli o la zanahoria, prefiere mil veces un buen chorizo argentino. A pesar de la desidia a la hora de comer, ten por seguro que es una buena compañía para cenar porque siempre se adapta al menú. Es además el carni-curioso quien más le entra a los nopales, elotes y otras guarniciones.

5. El carnívoro de closet: Que te quede claro que este personaje siempre se hace de la boca chiquita en las parrilladas y te va a poner mirada de reprobación cada que muerdas tus alitas a la bbq. Siempre está consternado por la crueldad animal pero cuando no lo estás viendo ¡zaz! Se pide su hamburguesa con tocino y doble queso. Hay que cuidarse del carnívoro de clóset porque es muy falso, y no te puedes dar el lujo de confiar en él porque mientras te habla de tendencias vegetarianas, le quiere morder a tu bistec. Lo puedes encontrar friendo salchichas a las tres de la mañana, aunque dice que sus antojos los olvida con un portobello.

Puedes odiar a alguno o sentirte identificado con otro, pero quizá tú seas una mezcla de todos y no te has dado cuenta, pero no te preocupes, hasta a los más selectos carnívoros les pasa. Lo cierto es que puedes descubrir a cuál te pareces más y disfrutar de estos y otros cortes de carne de los que hemos hablado en El Barbiquiú. Recuerda que compartir tus historias y tu perfil carnívoro enaltece tu #OrgulloCarnívoro.

Comentarios

comentarios