Compartir
Reading Time: 2 minutes

El mundo está cambiando a velocidades insospechadas. Los avances tecnológicos nos entregan realidades nuevas, casi desconocidas, de maneras más rápidas de lo que muchas veces estamos capacitados para manejar.

El sector financiero y bursátil es por definición sumamente susceptible al cambio. Apostamos por la seguridad en el futuro. Los nuevos tipos de divisas, las criptodivisas o monedas digitales, están generando innumerables mercados (no solamente para Bitcoin) y los líderes y las instituciones deberían pensar seriamente el tema y prepararse para ello, ya que cada vez más empresas y organizaciones se están adaptando para aceptar estas monedas.

 

  1. Volatilidad vs estabilidad

Hoy el Bitcoin es una moneda sumamente volátil, cinco veces más que el oro. Sin embargo, es un concepto que tiene menos de diez años. En la medida en que las criptomonedas se expandan y se integren en la manera cotidiana en que hacemos negocios se volverá, sin duda, más estable. Por otro lado, el mecanismo matemático, Blockchain, en el que funcionan estas monedas limitan su inflación en contraposición a las monedas que dependen de la política, los gobiernos y los mercados. No sería del todo sorprendente que en unos años, el dólar o el yuan sean más volátiles que el Bitcoin.

 

  1. Madurez vs novedad

Las criptomonedas son nuevas y todavía hay mucho que hacer en términos de legislación y regulación, lo cual es un problema al día de hoy. Sin embargo, internet tiene en su totalidad ese problema o área de oportunidad. En esos términos hay mucho que trabajar para el mundo en línea. Pero, una vez más, la base matemática de las monedas digitales les dan una gran ventaja y valor, por su transparencia. Además, ya existen otros protocoles, además de Blockchain, que harán que las monedas digitales sean poco vulnerables.

 

  1. Estado vs vacío

Ni Bitcoin ni otra criptodivisa está respaldada por Estado alguno. Eso, puede verse más bien como una ventaja, al ofrecer estabilidad ya que no está sujeta a maquinarias políticas. Además, al Blockchain ser de código abierto, cualquiera puede hacer mejoras. De tal manera que el futuro de las criptodivisas dependerá de la comunidad y no de intereses políticos.

 

  1. Seguridad vs inseguridad

Uno no puede robarse un bitcoin. Puede, en todo caso, tener el acceso a una cartera, pero ya que las transacciones son grabadas en un libro abierto es teóricamente sencillo identificar dónde se estarían realizando las transacciones fraudulentas, y la misma comunidad lo impediría. Esconderse es imposible.

Por otro lado se habla de que la tecnología cuántica podría descifrar fácilmente las encriptaciones de Blockchain. Sin embargo, cuando eso sea una posibilidad –estamos hablando de décadas– la misma tecnología podría utilizarse para fortalecer la seguridad de Blockchain, o del que sea el protocolo o la base sobre la que funcionen las criptomonedas.

Bitcoin es la más popular, sin embargo, hay muchas más que están desarrollándose y algunas ya en funcionamiento. Algunas de las principales son:

 

  • Litecoin
  • Etherium
  • Dash
  • Zcash
  • Monero
  • Doge
  • Ripple

 

¡El futuro es emocionante!

Comentarios

comentarios

Compartir
Artículo previo5 Características de la curiosidad
Artículo siguienteCentenials: lo que necesitas saber de los New Kids on The Block

Ciudad de México, 1977. Es director general de Editorial Paralelo 21, donde ha trabajado durante los últimos 10 años y donde además ha sido director editorial y editor en jefe de la revista Mexicanísimo. Es colaborador y escritor de la editorial México Natural. Además ha trabajado en otras áreas como publicidad y logística.
Es fanático del Real Madrid y de los Pumas. Entre sus escritores favoritos están Kafka, Gonçalo M. Tavares, Antonio Lobo Antunes, Borges y Octavio Paz.