Compartir
Reading Time: 3 minutes
  • Aquí, lo que seguramente estarás viendo en los próximos años. Y no te parecerá raro.

TU CARA ES TU NUEVA TARJETA DE CRÉDITO

El reconocimiento facial ya está en operación en China. La startup Face++, en Beijing, ocupa el lugar número 11 en la lista anual del MIT (Massachussetts Institute of Technology), que detecta a las empresas que mejor combinan tecnología de punta y un eficaz modelo de negocio. La empresa china, valuada en un millón de millones de pesos, desarrolló un algoritmo de avanzada, mismo que demuestra en sus propias instalaciones: al entrar al edificio de Face++, en segundos el rostro del consumidor queda guardado en una base de datos que distingue hasta 106 de sus rasgos distintivos. Ello permite rastrear los movimientos de cada cliente dentro de la tienda y también que éste pueda pagar sin necesidad de tarjeta de crédito.

Esta tecnología ya existe desde hace años, por ejemplo, en oficinas donde los empleados dejaron de usar gafetes. Sin embargo, no había sido segura para transacciones económicas, como ahora. Promete ser muy conveniente en cuanto a comodidad del consumidor y seguridad de los establecimientos.

SELFIES DE 360 GRADOS

Ya no tendrás que conformarte con ver un video de tal ciudad que te mueres por conocer. Podrás literalmente sentir que estás ahí, voltear hacia arriba y disfrutar el cielo o bajar la vista para ver a la gente, además de girar en redondo. Es que las selfies ya no serán fotos estáticas: los videos pronto ocurrirán siempre en 360 grados, vertical y horizontalmente, lo que potenciará increíblemente la experiencia.

Las aplicaciones de esta tecnología para el periodismo, por ejemplo, son evidentes. En vez de narrar un conflicto en Asiria, el reportero muestra lo que ve y oye alrededor. El deporte también se verá beneficiado: durante los entrenamientos, los futbolistas pueden visualizar las jugadas con un realismo total. En The New York Times ya es práctica común llevar a la audiencia al centro de los hechos con sólo mover el mouse en todas direcciones y no es casual que Twitter ya permita transmitir en Periscope videos esféricos.

El auge de los teléfonos celulares y de las redes sociales ha llevado al desarrollo de lentes cada vez más precisos y pequeños, lo que vuelve muy atractiva esta tecnología: una buena cámara 360 cuesta alrededor de 400 dólares.

Autos sin chofer

Los pequeños autos eléctricos pronto van a ser asunto cotidiano, en parte por la escasez mundial de combustibles pero también por el imparable aumento de los autos particulares y, claro, el tráfico que implican. Pero en el terreno del transporte público hay una sorpresa adicional en el corto plazo: la proliferación de vehículos que se manejan solos. Esto significaría taxis y Ubers que no llenan las calles buscando pasajeros, sino que solamente circulan cuando alguien solicita su servicio, lo ayudaría a disminuir congestionamientos. Este avance tecnológico también podría traducirse en camiones de carga sin chofer a bordo en carretera, que respetarían los límites de velocidad, no necesitarían horas de descanso y contarían con sensores para evitar choques. Claro, también generarían un brutal desempleo.

 

El primer convoy de camiones semiautomáticos realizó en 2016 su primer viaje en Europa, que implicó atravesar varias fronteras. El primero era conducido por un chofer, quien determinaba la velocidad y la ruta a seguir. Los demás estaban conectados inalámbricamente, para seguir los parámetros del camión líder.

 

 

Total, esto suena a ciencia ficción. Pero una ciencia ficción que ya está muy cerca.

 

Comentarios

comentarios

Compartir
Artículo previoMe enamoré de un vegano
Artículo siguienteEspacios de trabajo IoT: ¿Qué beneficios aportan para las empresas mexicanas?

Escritora y editora con estudios en Contenidos Digitales, Universidad de Stanford. Dice que lo mejor que le ha pasado son su hija, las palabras y las pasitas con chocolate. Cree que nada conecta mejor que una historia bien contada, por eso el Storytelling y el Content Marketing son su especialidad.