Compartir
embajadores de empresa
Reading Time: 5 minutes

Las empresas tienen claro que las redes sociales son benéficas para ellas cuando el área de marketing las aprovecha; sin embargo, ya no es un tema para un grupo selecto dentro de la empresa sino que todo empleado con una computadora, conexión a Internet  o teléfono celular con acceso a Internet se convierte en embajador no intencional de la marca ante el público en general, lo cual hace que la responsabilidad de “cuidar la percepción de la empresa” sea una obligación de cada empleado.

Cuando la “solución” es prohibir 

Realmente esto no me parece una solución, lo considero como un detonador para que los empleados quieran estar aún con mayor intensidad dentro de las redes sociales. Sólo el hecho de “prohibir” algo fomenta que sea aún más deseado y pienso que se facilita que la percepción de la marca en manos de terceros llegue a ser dañada. Un claro ejemplo es lo que sucede cuando los empleados no tienen acceso a las redes sociales desde sus computadoras, se compran “smartphones” y según un estudio de Google literalmente pasan más tiempo en el baño.

Otra razón para esta ejecución es la de considerar que si un empleado está en las redes sociales sólo está perdiendo el tiempo, lo cual considero un mito, ya que quien quiera perder el tiempo no necesita exclusivamente de las redes sociales para hacerlo.

Crear un propósito a compartir 

Si no podemos evitar que los colaboradores de una empresa naveguen en las redes sociales entonces aprovechemos el hecho de que lo van a hacer. El mejor ejemplo que tengo en la mente es el caso de Volaris, empresa con la que tuve la oportunidad de colaborar. Recuerdo que en sus oficinas había carteles que te fomentaban a “aprovechar a tus contactos” con iconografía relacionada con los enchufes de la luz. El propósito de esta implementación era que te dedicarás  a difundir promociones y descuentos, de tal forma que si alguno de tus conocidos se enteraba por ti y aprovechaba los descuentos, te beneficiaba como empleado. Posteriormente me entere que implementaron toda una dinámica de competencia y compensación para los empleados.

Esto hace mucho sentido cuando tenemos claro que las redes sociales cuentan con algoritmos de relevancia para presentarnos a personas que son afines a nosotros, por lo que podemos conceptualizar que Facebook, por ejemplo, nos llevará a través de nuestra vida a conocer gente que tiene los mismo intereses que nosotros cumpliendo el dicho de “Dios los hace y ellos se juntan” .

Personificación de la Empresa 

La percepción de una persona es muy vulnerable, en cuestión de momentos puede ser dañada, sin embargo, las empresas pueden caer bajo la idea de que no son tan vulnerables cuando la realidad es que lo son. Recomiendo que empecemos a ver a nuestras marcas, a nuestras empresas como si fueran personas. Esto implica empezar a preguntarnos:

  •  ¿Cuál es la personalidad de mi empresa?
  • ¿Si fuera una persona como quién sería?
  • ¿Si fuera una persona qué gustos tendría?
  • ¿De qué temas debe y no debe de hablar ?
  • ¿Qué actividades realiza?
  • ¿Cuál es su estilo de vida ?

Te sorprenderás de cuantas personas encargadas de empresas tiene claro lo que venden y a quien le venden, pero cuando formulas las cuestiones anteriores no lo tienen claro. Esto es fundamental para el mundo de las relaciones públicas y ahora también para las redes sociales. Debemos de reconocer que el contenido más relevante actualmente no son las empresas sino las personas por esto y muchas otras razones hace sentido que nuestra marca aterrice su personalidad, un concepto de personalidad que se debe de considerar como vulnerable.

Una Empresa en donde el CEO no está en las redes sociales daña a la empresa

Todo esto no puede sólo venir del área de comunicación, debe de venir desde la mesa directiva, lo que en muchas ocasiones es complicado por el simple factor de las diferencias generacionales. Durante esta semana compartí en mi Twitter lo siguiente:

As CEOs ratchet up the level of openness within their organizations, they are developing collaborative environments where employees are encouraged to speak up, exercise personal initiative, connect with fellow collaborators, and innovate” según estudio de IBM.

Que los líderes de una empresa usen las redes sociales fomenta y alimenta la percepción de que la misma es competitiva, que cuenta con una buena cultura de trabajo y un sano ambiente de colaboración.

Si te interesa ayudar a tu Director General a entender este punto te invito a que entres a estas dos páginas:

http://engelfon.se/JpPOuo

http://engelfon.se/Kt1bR7

Balance entre “derechos y obligaciones” 

Siempre es sano que exista un balance entre los derechos y obligaciones de cualquier relación. En la relación entre empresa y empleado no podemos pedirle a la gente que no se exprese, tampoco podemos pedirles que nos den su usuario y contraseña de su Facebook o que forzosamente nos acepten como “amigos” dentro de una red social. Considero que no sólo debemos de fomentar la libertad de expresión, sino la ” libertad de expresión responsable”. El caso fácilmente me llega a la cabeza es el de la hija de Peña Nieto, ella tenía y tiene el derecho de subir lo que ella guste en su Twitter pero no significa que lo pueda hacer de una forma responsable.

Imagina el impacto de una persona en las redes sociales que tenga muchos seguidores, que sus seguidores sepan en donde trabaja, aunque no lo diga de forma explicita y exprese ejemplos como los siguientes:

“Yo creo que el Teacher es bien mentiroso jajaja” – un empleado de empresa que monitorea medios, y lo siguen usuarios de Televisa.

”Puras viejas feas en este lugar” – directivo de armadora de autos que postea esto a las 11 hrs., los siguen los de su oficina, competencia y muchas mujeres.

“Puras tranzas ” – empleado de gobierno que sube esto a las 5pm en martes.

“Uff como molestan estos clientes” – empleado que atiende a clientes.

El derecho del empleado es tener la libertad de expresión, su obligación es la de ser responsable. En Internet parecería que tenemos más derechos que obligaciones pero la realidad es que por cada derecho hay una obligación implícita, recuerda a Spiderman “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Creación de un manual y políticas

Recomiendo que a la hora de contratar a una persona, dentro de las políticas de la empresa, sean muy claros en que el tema de las redes sociales incluye el punto anteriormente mencionado. Esto no es nuevo, de hecho hay muchas empresa que tienen manuales para empleados con el objetivo de canalizar el uso de las redes sociales. Creo que deben de ser reglas bajo el criterio del sentido común, no reglas para que la gente opte no por no usar las redes sociales.  A continuación alguna ligas que te pueden ser útiles:

http://engelfon.se/JUDNP0

http://engelfon.se/LcjT00

Mansedumbre y mayor eficiencia

La palabra mansedumbre no es muy atractiva, pero cuando analizas su raíz etimología a partir del griego ya es interesante. La mansedumbre era una palabra que en la antigua Grecia se utilizaba en las carreras de caballos y a lo que se refería era a que el caballo canalizara su energía a un sólo punto para ganar la carrera. Fomentar y tener mansedumbre en las redes sociales no es controlar, limitar, es canalizar su potencial.

Es recomendable que las personas no trabajen más de dos horas seguidas sin descansar, por lo que entrar a Facebook se convierte en un descanso mental para poder estar mas tiempo concentrado, hay que tener claro que “toda en exceso resta” y no es muy peligroso considerarse Multitask como lo he explicado en artículos como este: http://engelfon.se/skxW1b.

Proporciona Capacitación

Me sorprende cuantas empresas ven a la capacitación como un lujo, no sólo debemos de entender para que son las redes sociales, sino su potencial, su lado oscuro y estar actualizados. En verdad es necesaria para todo embajador no intencional de tu empresa. Te invito a ser preventivo y no reactivo respecto a este tema, además es muy interesante.

Comentarios

comentarios