Compartir

Me parece grandioso lo que el ejemplo de una sola persona puede fomentar cuando se habla de inspiración. Sin duda, todos nos hemos preguntado sobre Michael Phelps y sus repetidos logros en las Olimpiadas; personalmente me he cuestionado lo que yo debo aprender de esta personas en relación con mi carrera profesional.

También tuve la oportunidad de leer un artículo que en el sitio theweek.com donde se cuestiona si en algún momento dejaremos como seres humanos de “romper récords” en lo que respecta a las Olimpiadas y la respuesta es “tecnología”.

 Las siguientes reflexiones me han ayudado a tomar decisiones difíciles de mantener pero con que me han producido mucha satisfacción y principalmente resultados:

No puedo ser la misma persona del año pasado

Creo que en nuestra profesión encontrar un estado de comodidad es un indicador peligroso ya que nuestra industria es cambiante, muy competida, con muchas personas lista por identificar lo que se hace bien para copiarlo y después mejorarlo para desbancar a los profesionistas que simplemente no evolucionaron. La selección natural también aplica para nuestro gremio, por lo que es muy importante hacernos de la idea de que “no hay comodidad” en nuestra industria y si la empezamos a tener es un semáforo rojo que no se debe subestimar.

Reconocer vs. Admirar

Recientemente le preguntaron a Phelps sobre sus fuentes de inspiración y comento que su punto de referencia es Michael Jordan por lo que concluyo que “Si Jordan fue el mejor jugador de basketball yo debo ser el mejor nadador olímpico”.

Con esta simple lógica pudo crear un marco de referencia para elevar sus expectativas. Considero que alguien que no admire a alguien más (no me refiero a sólo reconocer, sino realmente admirar), simplemente buscará imitarlo. Alguien que no admira a nadie mas y que no busca crearse un ” benchmark” estará limitado a compararse con la gente a su alrededor y puedo afirmar que será una persona estática, la misma del año pasado y la misma de siempre.

La tecnología es la garantía de evolución 

En el artículo que comenté al inicio, los científicos le apuestan que en el futuro (no mas de 30 años) será difícil que un atleta pueda romper un record tan frecuentemente como lo es ahora, a lo que le apuestan es a la tecnología.

Considero que como merca dologós debemos de pensar igual, nuestro potencial para mejorar nuestro rol esta sujeto a varios tipos de tecnología que puedo a continuación enlistar:

  • Tecnología en Administración de Negocios
  • Tecnología en Administración de Talento
  • Tecnología en Segmentación de publicidad
  • Tecnología en Monitoreo de Marca

Al mencionar “tecnología” me parece imposible pensar en “digitalizar” cada aspecto de nuestra vida profesional y por consecuencia a las empresas.

Debemos aceptar que el verdadero potencial para que evolucionemos en mejores empresas, con mejores ofertas y mejor servicio, radica en la tecnología. Si tienes dudas ve el ejemplo de Google, una empresa de tecnología que después se dedica a la publicidad. Te invito a preguntarte: ¿Qué adopción tecnológica estoy haciendo en mi negocio para evolucionar? Esto puede ser desde un CRM en línea hasta un nuevo proceso para proporcionar mejor servicio.

Esfuerzo hasta lograrlo 

Me impactó leer que Phelps ha nadado en promedio 6 horas al día, todos los días durante ya bastantes años en búsqueda de perfeccionar su nivel atlético. Esto me lleva a cuestionarme cuanto esfuerzo he hecho esperando resultados a corto plazo, perdiendo visión de la dimensión de la carrera. Si eres marca, agencia o profesionista, ¿cuántos intentos has tenido para lograr tus metas? ¿nos esforzamos hasta cansarnos o hasta lograrlo?

Piensa que tu competencia es mejor que tú

Me encanta pensar de esta forma. Cuando uno pone en alto a la competencia te puedes crear un “benchmark” bastante alto de ti mismo; aunque no es una fuente de inspiración si alimenta el ser competitivo.

Yo te recomiendo que pongas la mira en 2 a 3 competidores y que no sea tu meta igualarlos pero que su simple existencia te recuerde de lo que debes ser. Al final estoy seguro que uno agradece la competencia, sin ella la verdad es que por naturaleza humana seríamos muy mediocres.

Somos perfectibles no perfectos 

La meta no es lograr simplemente “ser el mejor”, sino estar dispuesto a vivir la travesía de buscar serlo. Cuando uno empieza una relación de negocio con alguien y se espera perfección, puedo asegurar que es lo que menos se encontrará. Por esto considero estratégico y real transmitir que somos perfectibles no perfectos, que estamos dispuestos a mejorar pero que nunca dejaremos de hacerlo, que seguiremos cometiendo errores pero cada vez distintos.

Esto es para mi ” El factor Phelps en el MKT ” #legacy

Escrito: 09-08-2012

Compartir

Comentarios

comentarios