Compartir
aburres
Reading Time: 2 minutes

Durante toda mi vida he recibido muchos comentarios críticos sobre mi velocidad para digerir las cosas bajo argumentos tipo “eres muy acelerado” o “no todo mundo está a tu velocidad”, la realidad es que me aburro muy rápido a nivel conocimiento, lo cual consideraba como una desventaja cognitiva hasta que tuve la oportunidad de conocer a Mark Applebaum, profesor de Stanford, músico y recién speaker del evento “Iab Conecta” que tuve la oportunidad de entrevistar.

 El aburrimiento es bueno sólo cuando te incomoda

Tolerarte estar aburrido y no hacer nada al respecto simplemente no genera ningún valor. En cambio si creamos en nuestra mente un circuito de intolerancia al aburrimiento de lo que si podemos cambiar se puede convertir en una fuerza detonante de cambio.

No existe la innovación aburrida

Es interesante pero siempre que vemos innovación, conocemos a alguien que esta innovando lo último que ves en esta persona es aburrimiento. Siempre existe un “mindset” optimista que contagia de la idea de que existen infinitas posibilidades.

Ocupadamente aburridos

Bajo la idea de “echarle ganas” que en muchas ocasiones refiere a hacer lo mismo de la misma manera pero con mayor esfuerzo muchas personas se encuentran muy ocupadas pero sumamente aburridas. Un síntoma muy fácil de identificar es que hacen todo exactamente igual que siempre sin ninguna variable.

Improvisar es “Real Time Intelligence”

Mark Applebaum compartió mucho sobre la importancia de improvisar para crear, para ser relevantes. Necesitamos darle espacio a nuestra mente de crear sin limitante alguno, puedes conocer más a detalle de esto en mi artículo “Hackea tu mente”. Improvisar es una gran habilidad que debemos de estimar mucho más ya que es “Inteligencia aplicable en tiempo real” o como se diría “Real time intelligence”. Improvisar no es para no prepararnos sino para crear en tiempo real de forma perfectible sin la pesada carga de tener que hacer todo perfecto.

No hay felicidad en el aburrimiento

No conozco una persona aburrida y contenta. Si comparas el rostro de una persona aburrida con una triste las similitudes son impresionantes.

La gente que innova mucho, se aburre mucho

Te invito a capitalizar tu aburrimiento. Si una campaña, un producto, una idea te aburre, hay que improvisar y re inventarla.

Amén

Comentarios

comentarios