Compartir
Reading Time: 3 minutes

Ayer me apareció interesantísimo en Facebook un post que se llama: “Entrepreneurs don’t have a special gene for risk—they come from families with money”.

Me llamó mucho la atención y sobre todo me gustaría dar mi opinión sobre este tema. No sé si Mark Zuckerberg le hizo un bien o un mal a mi generación.

Creo que es inevitable querer emprender tu propio negocio cuando ves a un chavito de menos de 26 años construir una fortuna de más de 25 mil millones de dólares en unos años.

Saber de niños que están en plena adolescencia y que tienen negocios que facturan 150 millones de dólares anuales como Isabella Weens no hace otra cosa más que acelerarme el corazón.

Pero ¿qué lección podemos llevarnos de todo esto los emprendedores?

¿Tira todo lo que sabes y lánzate a emprender? ¿Odiarlos y decir que son sólo unos niños ricos que supieron hacer negocio?. He sido emprendedor por más de 7 años y he vivido de todo.

He aprendido algunas cosas después de levantar una empresa a vender cerca de $200,000 USD anuales (sin inversión inicial) y también aprendí mucho de quebrar una empresa para la que me dieron cerca de $80,000 USD y en la que me fue nefastamente mal.

¿Cuánto cuesta emprender mis sueños?

Según la Small Business Administration de los Estados Unidos una start-up necesita normalmente 30,000 USD para iniciar una start-up (cómo me gustaría tener una información similar en México, pero no la hay o no la he encontrado).

Sí, hay negocios que empiezan con $1,000 USD, pero el promedio es $30,000 USD.

Esto sin tomar en cuenta que la mayoría de los emprendedores jóvenes no se pagan sueldo durante un tiempo (normalmente tienen un papá, tío, vecino o patrocinador que los mantiene). Ahora, algo que me encantaría poner sobre la mesa es que no todos los emprendimientos funcionan.

Cómo mencioné, a mí ya me tocó tener la inversión para hacer un emprendimiento y simplemente no funcionó (o más bien no logré hacer que funcionara). Lo que me lleva al punto. No son los $30,000 usd, además requieres un presupuesto adicional que te permita “regarla”.

Me quiero imaginar la cara de tu mujer si llegas y le dices: “Ay, amor, ves que te dije que iba a renunciar al banco y tomar todos nuestros ahorros para abrir hacer la aplicación que suena como látigo… ¿Qué crees?… Pues ya los perdí”

¿Sólo los niños ricos pueden emprender?

Ok, está mundo startupero esta de moda, y normalmente pensamos en el emprendedor como un innovador de tecnología, pero en realidad cualquier emprendedor es el que busca convertir una idea en una realidad.

Werervertumorro y Yuya son también emprendedores de entretenimiento y no están haciendo aplicaciones. Lo que sí es cierto, es que emprender requiere de ciertas condiciones. Es decir, la riqueza (y no me refiero sólo al dinero) determina la capacidad de éxito de tu negocio.

Cuando hablo de riqueza me refiero a tus conocimientos especializados (habilidades, estudios, etc.), tu red de conocidos (network), tu reputación, tu capacidad crediticia y obviamente tus recursos son el campo en el que vas a echar la semilla.

Cuanto más rico sea el jardín en el que siembras tu emprendimiento, más próspero puede ser. Lanzarte a emprender cuando no tienes para comer y cuando no sabes crear tu propio dinero, es en mi experiencia, la peor de las decisiones.

¿Qué puedo hacer para emprender?

Hay ciertas cosas que puedes hacer para prepararte para emprender y crear las condiciones ideales.

  1. Determina tu visión y tu pasión: esto te va a permitir relacionarte con el mercado adecuado. Mi peor error fue seguir un negocio que no iba con mi visión de la vida y por lo tanto no fluía.
  2. Adquiere un conocimiento específico: si puedes aprende a vender o a adquirir financiamientos, son básicos para tu negocio.
  3. Asegura tus ingresos: piensa en maneras en las que podrías asegurar tu estabilidad financiera con algo que no sean tus ahorros (puede ser que tengas una inversión manejada por alguien más, un inversionista etc).
  4. Incrementa tu red de conocidos: busca personas en tu mercado que puedan apoyarte, puedes crear una primera empresa en la que les des servicios a ellos.
  5. Identifica el tipo de emprendedor que eres: ¿Te gusta hablar en cámara o eres mejor haciendo números? ¿Eres bueno buscando una red de conocidos o eres mejor creando procesos?
  6. Cuida tu reputación: construye y cuida una reputación, tu marca personal definitivamente es parte de tu riqueza.
  7. Aprovecha tus recursos para crear una reputación financiera: si ganas 10 pesos no te los gastes, inviertes y construye un patrimonio. Me asombra ver que el 80% de los empleados gastan el 100 % o más de su sueldo. Emprender implica aprender a vivir con el 70% de lo que te ingresa (o menos).

 

Imagen: maxisite.net/blog/

Comentarios

comentarios