Compartir
Reading Time: 2 minutes

Yo aún sigo en el proceso de digerir todo el conocimiento al que tuve acceso.

Sin embargo, considero que pude detectar el patrón de ”capacidad de asombro cauterizada” por lo que te comparto lo siguiente:

  • La adicción a lo nuevo 

Esto es más allá de un tema arrogancia ya que el cerebro se estimula cuando se expone ante lo que podemos tipificar como nuevo, no solo nos cautiva, sino que genera una adicción. Esto no solo se refleja en el consumo de productos, sino también hacia conocer nuevos lugares, personas y lamentablemente hacia el conocimiento. ¿Por qué lamentablemente hacia el conocimiento? Porque el valor del conocimiento contiene su mayor valor en su aplicación no en su pertenencia.

  • El valor del conocimiento radica en su aplicación

¿Qué valor tiene el conocimiento que tienes sobre un tema que no aplicas y que probablemente no aplicarás? La realidad es que no tiene ningún valor sino hasta que encuentras la obligación implícita del conocimiento que consta de convertir el conocimiento en ejecuciones, o como se dice en inglés “action items”.

  • El conocimiento como oportunidad en “bruto”

El conocimiento cuando te llega te da el derecho de seleccionar a que tema hacerle caso, incluso la opción de ignorarlo. ¿qué sucede cuando te llega conocimiento que realmente necesitas para evolucionar? La mínima obligación que tienes es la de digerir el conocimiento hasta el punto de evolucionar. El conocimiento desde esta óptica se traduce en oportunidades esperando que las identifiques.

  • Ingratitud cognitiva

Un cerebro cauterizado a la capacidad de asombro, con la expectativa de encontrar lo nuevo por encima de lo útil estoy casi seguro de que no aplica la mayoría del conocimiento que puede considerar relevante y pierde muchas más oportunidades que alguien entusiasmado aun por las ideas u oportunidades incorrectas. De alguna forma la persona que asume la postura de “asómbrame” esta en una trinchera reactiva, pasiva y unidireccional.

¿Cómo renovar la capacidad de asombro?

  1. Ser intencionalmente ingenuo, lo cual te permite no tener postura pre definidas.
  2. Vacúnate de ignorancia, ten la capacidad de escuchar como si no supieras nada bajo la promesa de que algo puedes aprender que no habías aprendido.
  3. Considérate ignorante.
  4. Admira a personas que son mejores que tu.
  5. Convive con gente más talentosa que tú.
  6. No compartas tu conocimiento para ser afirmado.
  7. Provoca la crítica a tus ideas bajo la promesa de que con mala o buena fe te ayudará a complementar y evolucionar tu conocimiento actual.
  8. Nadie sabe absolutamente de todo.
  9. Recuerda que los “expertos son los más ignorantes”.
  10. Convive con niños: Estudios neurocientíficos han demostrado que convivir con niños nos renueva la capacidad de asombro.
  11. Recuerda que “gracias a Internet” la ignorancia es una decisión voluntaria, nunca terminarás de conocer el total de un tema.

¡Recupera tu capacidad de asombro!

Imagen: insidefitnessmag.com

 

Comentarios

comentarios