Compartir
Reading Time: 1 minute

Estas gafas inteligentes se llaman “Smart Glass”. Están equipadas con una cámara de video, una brújula, un GPS y varios sensores infrarrojos.

“Llevamos trabajando tres años en Oxford en el diseño de estas gafas inteligentes para saber cómo mejorar las capacidades de visión que todavía tienen estas personas. Cuando te quedas ciego sigues teniendo alguna visión. Estas gafas mejorarán el reconocimiento facial y de obstáculos por parte de las personas que sufren este problema”, explica Hicks.

En algunos casos, los detalles, como los rasgos faciales, pueden llegar a ser más fáciles de ver. Las gafas funcionan bien con poca luz y las pueden utilizar personas que tienen ceguera nocturna.

Además de esto “Smart Glass” cuenta con cámaras tridimensionales que pueden detectar la estructura y la posición de objetos cercanos a la persona. Un software bloquea el fondo y hace resaltar todo aquello que se le aproxime.

“El contraste entre el fondo y el objeto es enorme”, explica Hicks.

Las imágenes aparecen en la parte interior de las gafas que son transparentes y a ello se puede añadir la visión normal de la persona. Estas gafas permiten a la persona con problemas de visión, percibir el mundo de una manera mejor”.

Se estima que en todo el mundo hay entre 40 y 45 millones de ciegos y 135 millones de personas con deficiencias visuales.

Este nuevo proyecto podría ser de gran ayuda para mejorar su calidad de vida, aseguran los responsables del proyecto.

 

Comentarios

comentarios