Compartir
Reading Time: 1 minute

Se le conoce popularmente como ” La Bóveda del fin del mundo”, algunos otros la llaman el arca de Noé de las plantas, o el búnker del Apocalipsis.

Se construyó a 120 metros de profundidad en la montaña de piedra arenisca en la isla, en marzo de 2007, se inauguró el 26 de febrero del 2008 con 100 millones de semillas procedentes de países de todo el mundo.

Boveda-Global-Semillas-7

Los tres almacenes en que está dividida tienen capacidad para 2.000 millones de semillas, que sólo serán extraídas en caso de que se hayan agotado o se destruyan; mientras tanto se conservarán a 18 grados bajo cero en cajas de aluminio cerradas herméticamente, lo que garantiza una baja actividad metabólica y un perfecto estado de conservación durante siglos.

Es el almacén de semillas más grande del mundo, construido por el conservacionista Cary Fowler de la Global Crop Diversity Trust con un costo aproximado de más de 4 millones de euros.

El proyecto es financiado por el Gobierno de Noruega y lo gestiona el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos o GCDT, una organización internacional con sede en Bonn, Alemania, que trabaja para salvaguardar la diversidad de cultivos. También colabora el Centro Nórdico de Recursos Genéticos, el cual aporta muestras de las colecciones más grandes y variadas de semillas de cereales y legumbres.

Boveda-Global-Semillas-8

El albergue de semillas puede resistir a un ataque nuclear, desastres naturales, radiaciones, actividad volcánica, epidemias de plantas, cambios climáticos e incluso la guerra. La instalación tiene la capacidad para almacenar 4,5 millones de variedades de cultivos y actualmente cuenta con más de 830,000 muestras de casi todos los países del mundo.

Comentarios

comentarios